Deportes

Los deportes extremos atraen cada vez a más puntanos

Los deportes extremos atraen cada vez a más puntanos.

En San Luis puede practicarse longboard, tirolesa y paracaidismo, entre otras disciplinas. Afirman que hay una tendencia a elegir actividades que impliquen desafíos personales

Para salir de la rutina, experimentar el peligro o por simple curiosidad, cada vez son más los adeptos a los deportes extremos. En San Luis existen varias disciplinas que se pueden hacer desde las más conocidas como paracaidismo, longboard, tirolesa y motocross, a otras con menos protagonismo como el parkour, que gracias a la obra que se está construyendo en el “Parque de las Naciones”, surgirá como una opción más para practicar entre los jóvenes.

Entre las disciplinas que fueron tomando “carrera” en los últimos años están el longboard y el paracaidismo. La presidente de la Asociación de Deportes de Gravedad San Luis (ADG) Elina Pascucci, contó a El Diario de la República que, “cuando empezamos en 2009 aproximadamente éramos cuatro personas. Hemos llegado a ser 150 en toda la provincia. Sucedía que había varios ‘riders’ y no nos conocíamos, pero de a poco nos fuimos contactando con los chicos que estaban en otras localidades. Hay grupos en Villa Mercedes, en Merlo y en La Toma y también vinieron muchos que otras provincias a vivir y a entrenar en San Luis”.

Para Pascucci, la gente se inclina hacia los deportes que son de desafío personal. “Yo creo que en general hay una tendencia de buscar la posibilidad de practicar, a cualquier edad, algo que te haga olvidar un poco la rutina diaria. He conocido mucha gente grande que comenzó, por ejemplo, a correr ultramaratones. Buscan una alternativa, una disciplina en la que se desarrollan de manera individual sin tener que ser igual a otro. Poder avanzar a tu ritmo, ya sea por disfrute o competencia, es algo muy personal”, afirmó.

“Estos deportes de intensidad en poco tiempo te generan mucha adrenalina y el desafío a resistir el momento creo que es lo que te impulsa a seguir y a mejorar. En lo personal siempre fui un poco más miedosa que otros, porque no es lindo caerse, pero lo que hace que sea un desafío de tanta intensidad es, que por más de que te caigas, te volvés a subir, lo intentás de nuevo y te hacés un poco más fuerte. Hay que perder el miedo y a la vez ser un poco más fuerte, y es muy gratificante cuando lo lográs”, describió.

 

En caída libre

“La sensación es una pregunta que todos me hacen y es algo muy difícil de explicar. Creo que cada persona lo vive a su manera”, sintentizó Sebastián Aldaño, miembro del Club de Paracaidistas San Luis. Hace cinco años que experimenta saltar de un avión y caer a 200 kilómetros por hora, sin otro freno que el aire abrazándole el cuerpo. Luego el paracaídas se abre y la incertidumbre desaparece: ahí está a salvo.

Su primera vez fue con un poco de nerviosismo. “En el vuelo vas tranquilo, quizás mirando por la ventana. Ves el hermoso paisaje que tiene San Luis, porque es un lugar muy lindo para saltar ya que pasas por arriba de las sierras y los diques”, describió sobre su vuelo de bautismo. “En el momento que me empecé a poner más nervioso fue cuando el instructor me arnesó a él, me enganchó a su paracaída. Ahí se abre la puerta y entra todo el viento. Recuerdo que el instructor me dijo: ‘Vamos, empezamos a salir de la puerta del avión’ y yo quedé colgado mirando al vacío. Tuve una mezcla de emociones, entre la admiración por el paisaje y la duda de saber por qué terminé colgado de la puerta de un avión. De repente, y sin sentir el momento en que saltamos, empecé a ver como la aeronave se alejaba”, relató.

Aldaño señaló que si bien la adrenalina es una respuesta química del cuerpo cuando está en riesgo, no es esa sensación la que motiva la práctica del deporte ni mucho menos se considera adicto a sentirla. “Siempre saltamos tranquilos y conscientes, cuidando a nuestros compañeros. Lo que busco en cada salto es la sensación de libertad y de volar que es lo más parecido cuando hacés caída libre”, manifestó.

“Yo me hago cargo de manejar las redes sociales del club. Cuando comencé con la fanpage de Facebook teníamos unos 150 seguidores. Empezamos a trabajar más con los saltos de bautismo, para ese entonces teníamos entre 5 y 7 personas por fecha. Ahora tenemos unos 4.000 seguidores y en los últimos saltos nos animamos a hacer grupos más grandes; pasamos a 15 personas por fecha. Lo último que hicimos fueron 45 saltos en 3 días”, contó.

 

Para los neófitos

Ambas disciplinas aceptan nuevos integrantes. Para comenzar a “pistear” las rutas puntanas en longboard, Pascucci recomendó “primero contactarse con los locales y buscar las formas de que te enseñen. Los martes y jueves en la entrada del Hotel Internacional de Potrero de los Funes, tenemos una bajada al costado habilitada para la práctica. Ese es un punto seguro donde los riders más experimentados enseñan a los que se quieran sumar. Ahí estamos de 14 a 17. Una vez que logran mejorar la técnica de andar y frenar, los chicos les indican dónde pueden correr. Lo ideal es que se comuniquen por Facebook a /ADGSanluis, allí vamos posteando todas las actividades que realizamos”.

El Club de Paracaidistas San Luis ofrece saltos de bautismo que es lanzarse de un avión con instructor especializado, que hace todo el trabajo. Y para los que no se animan a tanta aventura, pero quieren experimentar el vuelo, existen los paseos en avioneta por el cielo puntano. Para reservar un lugar deben comunicarse al teléfono 2664 747889.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *