Interes Provinciales

Una familia creó una fábrica de biodiésel para consumo propio

Así lo informó Carina Labruna de Agrofy Agency, quien destacó que para los Guarnieri – Mc Loughing es posible vivir del campo.

Una familia santafesina creó una fábrica de biodiésel para consumo propio, en un campo cercano a la comuna de San Francisco, donde viven, a 30 kilómetros de Venado Tuerto y se sustentan con el biocombustible a base de soja que producen.

Así lo informó Carina Labruna de Agrofy Agency, quien destacó que para los Guarnieri – Mc Loughing es posible vivir del campo.
Se trata de una familia numerosa oriunda de la localidad de San Francisco, con 416 habitantes, según el último censo nacional, que hace tan sólo tres años tuvieron la inquietud de armar una planta de biodiésel para fabricar su propio combustible abasteciendo a las maquinarias, herramientas y camiones que utilizaban para la labor agrícola, siendo los únicos en la zona.
Martín Guarnieri, el mayor de los cinco hermanos, Marcos, Matías Mariano y Mateo, relató que “hace más de seis años formamos Los Cuervos SA, por ser hinchas de San Lorenzo”.
“Primero armamos una fábrica de aceite y espeller y comenzamos a vender en la zona procesando la producción. Nos llevamos bien y trabajamos en familia, espero poder toda la vida trabajar con mis hermanos”, dijo.
Martín explicó que su formación es agrotécnica secundaria y que a la hora de encarar el proyecto, al no tener referencias cercanas, fueron a Justo Daract en San Luis donde fabrican biodiésel para consumo propio y pudieron capacitarse extrayendo información sobre los requisitos básicos para producirlo.
“La fábrica la compramos en Reconquista (Santa Fe). Podemos hacer 1800 litros cada 8 o 10 horas que es lo estipulable para dejarlo decantar al biodiésel. Tiene un reactor, un calentador, un mini reactor donde se mezcla el alcohol y metilato. El proceso es sencillo, hay que tener mucho cuidado con el aceite que tiene que estar bien desgomado y no tener acidez, tiene que ser neutro”, detalló Guarnieri.
El biodiésel que producen es a base de aceite de soja: “Procesamos la soja que sembramos nosotros, el espeller de soja que se usa como proteína base para elaborar el alimento balanceado que lo vendemos a clientes apícolas, con ganado porcino y bovino, y el aceite una parte va para consumo propio y el resto para venta”, indicó.
No hay nada del cultivo que se deseche para estos productores: “Lo único que no guardamos es el glicerol que decanta la reacción química al aceite para que se produzca biodiésel y tiene varios usos pero no lo estamos vendiendo. El biodiésel no perjudica el medioambiente, ni el producto, ni genera humo contaminante”.
La realidad que los atraviesa es que el mercado es muy pequeño ya que producir el combustible es caro; el costo es parecido al gasoil.
Fuente: Noticias Argentinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *