Interes Provinciales Turismo

El pronóstico del clima en San Luis estará a un click

A partir de marzo, los productores tendrán un panorama a siete días de lo que puede pasar. Y a mediados de 2018 egresarán los primeros pronosticadores locales.

La Red de Estaciones Meteorológicas (REM) cumplió 10 años. Para festejarlos, el Ministerio de Ciencia y Tecnología decidió ir un paso más allá y formar profesionales que puedan predecir el pronóstico con datos propios, una medida que otorgará muchos beneficios a los productores agropecuarios de San Luis. Además, recientemente han implementado nuevos medidores de temperatura de suelos, que son una herramienta fundamental a la hora de sembrar. Las estaciones cuentan también con sensores que miden la cantidad de luz disponible, otra buena estrategia para el hombre de campo que puede calcular la energía solar que recibieron los cultivos, aunque los técnicos agrícolas sostienen que tiene poco uso en la práctica. Y por supuesto, están los estimativos de temperaturas ambientales, lluvias en centímetros cúbicos y velocidad del viento, otro factor importante para anticiparse a los fenómenos climáticos intensos.

El curso de pronosticadores entrará en su etapa final. El jefe del Subprograma Red de Estaciones Meteorológicas, Guillermo Concha, estuvo junto a su equipo técnico formado por tres personas que recorren las 56 estaciones en toda la provincia, para contar cómo trabajan desde hace tiempo y cuáles serán las novedades en 2018.

«Los cinco alumnos que egresarán a mediados de año, empezarán con la parte práctica y podrán mostrar los alcances que tendrá la nueva implementación, que alcanzará un pronóstico con alrededor de siete días de anticipación», comentó Concha, quien agregó que también en este aniversario lanzaron un concurso de App para dar mayor comodidad a los accesos de los interesados, tanto a los usuarios de la ciudad como los de las poblaciones rurales.

Las mediciones de temperatura del suelo comenzaron por pedido de un productor de la zona de Coronel Alzogaray, que necesitaba conocer el estado de las raíces de los cultivos, contó el funcionario. «Las estaciones en las cuales tenemos herramientas que permiten medir la temperatura del suelo son aquéllas que están en zonas rurales. Justo Daract, Naschel, San Miguel y la que está ubicada cerca de Sol Puntano son las que están en funcionamiento. Próximamente pondremos una en la Escuela Agrotécnica de Villa Mercedes».

«El termómetro de medición de suelos funciona con un sensor de temperatura que, a diferencia del que mide la del ambiente, no lo afecta el agua en los casos de superficies húmedas. Menos en la estación de San Miguel, los datos se toman a cinco y a diez centímetros. En casos excepcionales también puede haber información a 30 centímetros», detalló Concha.

«Presión, temperatura, humedad, precipitaciones y sensor de vientos es lo que se mide en la estación que trasladamos al aeropuerto de San Luis. La decisión de moverla estuvo en la necesidad de ubicar la estación en un lugar estratégico. El predio de Canal 13, desde donde transmitió ésta desde hace años, estaba lleno de obstáculos que impedían tomar datos precisos», contó uno de los técnicos, Nicolás Gatica, mientras trasladaba al equipo de la revista El Campo a la estación, que también es de prueba, de La Punta.

San Luis Agua parte de la innovación, por eso desde hace alrededor de dos años tiene 19 estaciones en algunos diques y en las cuencas de los ríos, principalmente para medir precipitaciones. «A partir de las inundaciones de 2015, el ente que controla el recurso hídrico consideró importante poder medir esos parámetros en la cuenca del noroeste de la provincia», comentó Gatica.

En 2015 fue el momento en el que pudieron empezar a ampliarse. Apostaron estaciones en los aeropuertos del Valle del Conlara y Villa Reynolds. «Todos los días hacemos controles en las estaciones de medición. Recorremos cada una y además lo hacemos de manera remota a través de nuestros celulares», agregó el técnico, quien aseguró que para empezar a hacer los pronósticos están en óptimas condiciones.

En la estación que visitó la revista El Campo, además de todas las mediciones que tiene la ciudad suman datos de radiación, que se miden en watts por metro cuadrado. El ingeniero agrónomo Matías Lucero, que trabaja en campos de la zona de Fraga, comentó lo que significa tener esos datos al alcance de un click en plantaciones agrícolas. «Los datos sobre cuánta luz se acumula en un día son muy importantes, pero en la práctica se usan poco. En general es algo que no se controla, pero permite predecir cuál será la productividad. Lo que hace la luz solar es transformar la planta en biomasa: granos o pasto. Además se trata de un dato delicado que precisa de herramientas bien calibradas para recabar los datos justos», comentó el ingeniero, que confesó que él no la usa porque no estaba al tanto de la modernización de la REM, pero que sí conoce un colega que asesora a la Estancia Los Puquios en La Cumbre que toma datos de allí.

Gatica comentó su experiencia en las visitas que realizan a distintas zonas de la provincia. «Hemos recibido buenos comentarios de las plantaciones de algodón, para quienes es vital tener registros de radiación porque en el momento de la floración si se pasa de luz necesitan regar para bajarle la temperatura».

La medición de los vientos en momentos de fumigación con herbicidas es otra variable que aplicadores y técnicos en producción de granos deben tener en cuenta para hacer aplicaciones efectivas y evitar la contaminación ambiental. «Los aplicadores pueden ver en tiempo real a través de una app la velocidad y la dirección del viento, lo que les permite tomar decisiones sobre qué estrategias usar», aseguró Gatica.

«El Servicio Meteorológico Nacional tiene tres estaciones en San Luis, de las cuales las páginas internacionales que usan modelos de medición de la NASA y NOA (Agencia de Clima y Océanos de los Estados Unidos) toman esa información para pronosticar el tiempo en nuestra zona. Eso lo hace poco preciso, va a mejorar a partir del uso de datos y profesionales propios», aseguró Concha, que será uno de los egresados.

El funcionario aseguró que hay otras provincias, como Santa Fe, que tienen redes pero que la diferencia está en la gratuidad de la información y en la conectividad que San Luis provee a todos sus usuarios. Además brinda datos promedios cada un minuto.

El ingeniero Ramiro Goncálvez comentó cuál es el uso que le da a la REM en sus labores habituales en el campo. «Una buena planificación en la producción agrícola se basa en el conjunto de varios datos. El caso de la radiación solar es más de uso científico que para fines prácticos a campo», aseguró el técnico, quien toma datos de las redes provinciales sobre lluvias y vientos para hacer planificaciones de corto plazo.

En referencia a la exactitud de la información, Concha anticipó que «llevamos al INTI termómetros para hacer el contraste con otros, y de esa manera saber si los datos que toman son reales».

Para los 10 años, el gobierno provincial renovó la página web. «Estaba un poco desactualizada en cuanto a datos y a funcionalidad. Ahora la modernizamos», destacó Concha, quien agregó que pasaron «por momentos en los que no teníamos nada. En esta nueva gestión contamos con vehículos extra para casos de emergencia y repuestos para los arreglos en las estaciones». Goncalvez destacó que es importante que el servicio «sea cada vez más amigable con el usuario, ya que los datos básicos son útiles para el pequeño productor».

Los ingenieros que conocen acabadamente el paño agrícola sostienen que la información básica, como las temperaturas máximas y mínimas, también son de consulta permanente. «Conocer las mínimas de años anteriores en los primeros meses, nos da fechas probables de cuándo serán las heladas. Ese estimativo es vital para el buen desarrollo del cultivo», cerró el asesor agrícola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *