Interes Nacionales

Chile ya palpita la visita del Papa con medidas especiales

Paso limítrofe. En el complejo integrado de cristo redentor ya hay colas de hasta tres horas. y el tráfico se va a intensificar.

El metro de Santiago funcionará desde las 2 el día de la misa en el Parque O’Higgins. Y reforzarán los buses.

A cuatro días de la llegada del Papa Francisco, en Chile ya no se habla de otra cosa. Pasado el ballotage que consagró a Sebastián Piñera de nuevo como presidente, ahora la visita de la máxima autoridad de la Iglesia Católica se lleva toda la atención del pueblo trasandino.

Y la Argentina no es la excepción: primero porque otra vez Francisco llega a un país limítrofe al de su nacimiento sin que todavía se sepa si alguna vez volverá a pisar suelo nacional; y también porque se espera una gran afluencia de fieles argentinos a las tres ciudades donde llevará su carisma y la palabra de Dios: Santiago, Temuco e Iquique.

 

Itinerario cargado

El Papa pisará suelo chileno el próximo lunes a las 20:10, en un vuelo de Alitalia que aterrizará en el aeropuerto “Alfredo Merino Benítez” de la capital chilena. A las 21 lo espera una cena en la Nunciatura Apostólica, en el barrio Providencia. La primera actividad pública será al día siguiente.

El martes arrancará a las 8:20 con una visita al Palacio de la Moneda, la sede presidencial. Y a las 10 será el acto más masivo de la semana: una misa pública en el Parque O’Higgins, en la que se espera que se congreguen más de medio millón de fieles.

Para esa oportunidad, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, dispuso medidas especiales para el transporte, para que nadie se pierda la oportunidad de ver al Papa de cerca. Entre otras, dispuso que 16 de las 118 estaciones del metro (subte) abran a las 2 de la madrugada. Son las de las líneas L1, L2 y L6, que circundan al espacio verde. Además, habrá refuerzos para 49 servicios nocturnos de colectivos (allá se conoce como el sistema Transantiago) que trasladarán usuarios desde El Volcán y avenida México hasta el Parque O’Higgins.

Por la tarde, desde las 16, el Papa llevará adelante una de sus actividades favoritas: la visita a una cárcel, en este caso de mujeres, que está ubicada en San Joaquín. Allí seguramente hará el tradicional lavado de pies de las internas, en memoria al acto de humildad que les dio Jesucristo a sus apóstoles, una ceremonia que se suele llevar a cabo cada Jueves Santo.

A las 17:10 tendrá un encuentro con sacerdotes en la Catedral de Santiago y a las 19:15 está prevista una visita privada al Santuario San Alberto Hurtado.

El miércoles será un día con fuerte contenido político para ambos lados de la Cordillera, porque a las 8 partirá hacia Temuco, en el sur chileno, donde la actividad de los grupos mapuches es tanto o más violenta que del lado argentino.

Apenas aterrice conducirá una misa en el aeropuerto de Maquehue, ubicado a tres kilómetros de la ciudad más importante de la IXª Región, a la que se accede desde nuestro país principalmente por los pasos Pehuenche (Malargüe, el más cercano para los puntanos), Pino Hachado y Cardenal Samoré (ambos ubicados en Neuquén).

La visita clave será a las 12:45, con el almuerzo con habitantes de esta región de la Araucanía. Será en la Casa Madre de la Santa Cruz, ubicada en los altos del cerro Ñielol, un territorio que los mapuches reclaman como propio. Hay expectativa por conocer el contenido del mensaje papal en esas tierras en conflicto y sobre cuánto dejará filtrar la Iglesia sobre esta excursión al sur.

Ese mismo día regresará a Santiago a las 15:30 y dos horas después tendrá un encuentro con jóvenes en el Santuario de Maipú, en el que también se espera una multitud. A las 18:30 utilizará el Papamóvil para conducirse a la Pontificia Universidad Católica de Chile, uno de los establecimientos educativos más importantes del país. Cerrará ese miércoles agitado a las 19, con una visita a la Casa de Estudios Católicos, sobre la avenida O’Higgins.

El jueves ya no tendrá actividades oficiales en la capital, ya que a las 8:05 partirá vía aérea hacia Iquique, en el extremo norte del país. Tras unas dos horas y media de vuelo (son 1.757 kilómetros), brindará una misa en el Campus Lobito. Allí también se espera fuerte presencia argentina, sobre todo de provincias como Salta, Jujuy, La Rioja y Catamarca, que tienen pasos para cruzar como Sico, San Francisco y Pircas Negras. Incluso muchos sanjuaninos piensan hacerlo por Aguas Negras, que comunica con la ciudad balnearia de La Serena.

El periplo terminará con un almuerzo con el séquito local en la casa de retiro del Santuario Nuestra Señora de Lourdes, de los Padres Oblatos, ya que a las 17:05 el avión lo esperará para salir rumbo a Perú, segunda escala de este viaje latinoamericano en el que, una vez más, Francisco decidió evitar a la Argentina y su famosa “grieta”.

 

El cruce por Mendoza

El paso más cercano para los que viven en San Luis es el Cristo Redentor, que une Uspallata con Los Andes, que es lo mismo que decir la capital mendocina con la chilena. Pero habrá que ir con tiempo y armarse de paciencia. Ya hay colas de entre dos y tres horas, cuando faltan cuatro días para que llegue el Papa. Prometieron agilizar los trámites, pero de todas maneras la espera será larga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *