Nacionales Politica

Cada cinco días cierra una estación de servicio

La cruel estadística se mantiene desde mayo pasado. La razón principal es la poca rentabilidad. Empresarios piden soluciones al gobierno

Desde mayo pasado una estación de servicio cerró sus puertas cada cinco días. ¿La razón para esta crisis? La falta de rentabilidad que afecta al sector, según datos oficiales difundidos ayer. Los estacioneros involucran a los gobiernos nacional y provinciales, más las petroleras, para hallar una solución que los salve de la desaparición.
El Listado de Operadores Autorizados del Ministerio de Energía y Minería informó que hay 4.909 estaciones de servicio operativas en la Argentina, unas 52 menos que en mayo de 2017.
Esos registros indican entonces que en el transcurso de los 260 días entre mayo (siete meses) y la actualidad, cerró al menos una empresa cada cinco días.
Los estacioneros independientes mantienen una dura lucha hace ya varios años con las petroleras (que son las que forman los precios de venta al público) para que les mejoren el margen de rentabilidad, que en la actualidad se ubica entre 4% y 6%.
La crítica situación no conjuga con el incremento del consumo de combustibles, impulsado por la incesante demanda de productos Premium, ni con la recuperación del precio en el surtidor, que en 2017 superó en 6 puntos a la inflación oficial, según publicó el sitio especializado surtidores.com.
De los 4.909 establecimientos de expendio de naftas, gasoil o GNC que funcionan hoy en el país, unas 3.102 sólo despachan naftas y gasoil, 565 son exclusivas de GNC, y 1.242 ofrecen ambos combustibles, líquidos y gaseosos.
Patricia Sztejfman, titular de la entidad que enrola a los empresarios en Rosario, alerta acerca del crecimiento del “punto de equilibrio”, es decir, la cantidad de litros que deben venderse por mes para cubrir los costos fijos.
“Esto plantea una situación crítica en el sector expendedor, en razón de que los operadores con menores volúmenes ven realmente complicada su subsistencia”, resaltó la empresaria santafesina.
Sztejfman analizó que si los estacioneros junto a los Estados nacional y provinciales y las petroleras no le encuentran una solución al tema, se continuará por “este camino que sólo se favorecerá la concentración”.

El petróleo no se detiene
Mientras los estacioneros pelean por una mejor rentabilidad, una de las causas que encarece las naftas sigue su camino alcista. El petróleo se mantuvo ayer en su nivel más alto desde diciembre de 2014, impulsado por la caída del dólar y la incertidumbre sobre un acuerdo en la reducción de la producción. El barril de light sweet crude (WTI) para entrega en febrero, referencia del crudo estadounidense, subió 51 centavos para cerrar a 64,81 dólares.
En el mercado de Londres, el barril de Brent para entrega en marzo terminó a 69,87 dólares, 61 centavos más que el viernes.
La suba del petróleo, sumada al crecimiento del dólar (ayer subió 5 centavos y cerró a 19,05 pesos) son los argumentos que exhiben las petroleras a la hora de subir sus precios en un mercado que quedó desregulado este año.
Oil aumentó sus naftas un 6% el sábado pasado; el resto de las empresas aún analiza cuándo aplicará la suba,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *