Policiales Politica Provinciales

Una actividad deportiva que ayuda a la reinserción social

Internos recibidos de árbitros impartieron justicia en partidos dentro de la Penitenciaría, disputados por distintos clubes.

Jugadores de Juventud, Sporting Victoria y Alianza Futbolística de Villa Mercedes, quien se quedó con el triangular, jugaron partidos en la Penitenciaria de San Luis, ante la vista de muchos reclusos y tratando de no romper las reglas, porque Wilson Torres, Gustavo Martínez y Martín Alaniz, internos que se recibieron de árbitros dentro de la prisión, fueron los que impartieron justicia. Fue la 3º edición de “90 Minutos de Libertad”, una jornada que no por nada se llama así. Actividades como ésta son una bocanada de aire fresco para los 900 presos que hoy tiene la Provincia entre sus dos centros penitenciarios. Según las autoridades, eso tratan de promover para lograr la reinserción social.

La realidad en una prisión es difícil, es algo que todos saben por sentido común, pero pocos lo vieron. Al pisar los pabellones, notar el tamaño de las celdas, sentir el calor que baja de los techos de chapa, escuchar el chirrido de puertas de hierro que se cierren y culminan con ese golpe final que acaba con la libertad, es más complejo aún. “Al ser humano, lo peor que le puede pasar es que esté las 24 horas encerrado, pensando en hacer daño. Eso no existe acá”, asegura Hugo Scarso, director del Servicio Penitenciario.

Previo a que la pelota ruede, se realizó una visita guiada por distintas áreas de la prisión, en la que participaron los tres equipos, que en su mayoría tenían a jugadores muy jóvenes, menores de 20 años. Tras conocer las celdas y los presos del Pabellón A de la Unidad de Procesados Mayores, parecieron tomar real noción de lo que es la privación de la libertad. Al salir de ese sector, todos los comentarios eran iguales: “¿cómo pueden vivir así?”.

La respuesta estaba a pocos metros. El taller de carpintería, comparado con las pequeñas celdas, parecía el paraíso. Un recluso que trabajaba minuciosamente con bandejas de madera dijo: “Si no estoy acá trabajando, tengo que estar encerrado. Entre una cosa y otra, prefiero esto siempre. Respiro otro aire”. Silvina Sosa, encargada del taller, detalló: “Contamos con alrededor de 40 internos que vienen a trabajar diariamente de 8 a 16, de lunes a viernes. Hacen todo tipo de trabajos, por encargos, o si no se venden, los exhibimos en el hall central. Los que participan llevan una preparación en la Unidad 1, que según la conducta y el estado de su condena, pueden entrar”.

Luego siguió la biblioteca de la Penitenciaría. Un lugar que creció gracias al aporte de la tecnología. “La gente de la ULP nos donó notebooks, nos dieron conexión a internet para que los internos puedan hacer estudios a distancia. Hasta hace poco estábamos alejados de la realidad, de la tecnología. Cómo se va a reinsertar una persona hoy, si ni siquiera sabe usar una computadora”, indicó Alberto Figueroa, coordinador del sector.

En cada rincón visitado de la prisión estaban los internos realizando sus tareas, y cuando llegó el turno de la cocina y la panadería, ya era normal percibir un clima amistoso, de cordialidad. Las autoridades aseguran que las actividades evitan el encierro, lo cual hace bajar los niveles de estrés y de agresión. Pero más que nada, afirman que lo notan mucho más con el deporte.

Fútbol, rugby, básquet. Son todas actividades de contacto físico, que se pueden prestar a peleas, porque pasa tanto en el deporte amateur como en el profesional. Sin embargo, para sorpresa de propios y extraños, entre los reclusos tiene el efecto contrario.

“Es notable cómo bajaron los registros de agresividad entre los internos, a partir de estas actividades. Aprenden a controlarse, liberan tensiones, bajan el estrés. El deporte es para hacer amigos y cualquiera que lo haya practicado, lo sabe. Entonces esto sirve también para que se relacionen entre sí, y lo mismo entre el personal y los internos”, señaló “Yoni” Campos, coordinador del área Deporte y Recreación del Servicio Penitenciario.

Scarso agregó: “Le estamos dando mucha importancia a la participación del interno en el deporte. Además de practicar fútbol, estamos haciendo lo mismo con el rugby y el básquet. Es muy llamativo cómo al interno le interesa la participación deportiva y evita la agresión, que es propia del encierro. No se ven agresiones entre los internos. Uno de afuera imagina que 11 contra 11 se quiebran los 22, pero eso no pasa”.

Festejó Alianza

Alianza Futbolística de Villa Mercedes se coronó en el triangular, al superar por 3-0 a Victoria y 1-0 a Juventud. De todas formas, los resultados quedaron en un segundo plano dentro de la jornada deportiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *