Deportes Provinciales

Accidente ciclista, ¡Fuerza, Andy!

El ciclista de San Luis sufrió una fuerte caída y se llevó un susto de aquellos, además de varios puntos de sutura  y la fractura en una mano que lo tendrá inactivo al menos por un mes y medio.

El final estaba cerca.  Apenas quedaban los puntos de bonificación que repartía una meta intermedia y prepararse para llegar bien pisado al embalaje final de la Vuelta a San Juan Master y Juniors.

El puntano  Andy Fernández sabía que tenía que ir por esos puntos que entregaba el sprint para guardar alguna chance de pelear el podio en el general. Y ahí fue. Preparó su ataque, un lanzador le preparó el embalaje y quedó mano a mano con un competidor sanjuanino. Fueron unos 200 metros vibrantes. El pibe de San Luis dibujó una recta perfecta y de reojo miraba como el corredor de San Juan intentaba cerrarle la calle hacia la izquierda.

Ese es el último recuerdo que tiene Fernández de la carrera. La siguiente imagen que vio fue el techo blanco del hospital y un dolor constante en varias partes del cuerpo. «No sé si pegué contra una valla o fue contra la moto de las que acompaña la carrera, me despidió la bici y no supe más nada. Sé que se me partió el casco porque me contaron y que mis compañeros se asustaron mucho», relata Andy.

Sin decirlo a viva voz, el ciclista puntano sabe que no perdió el control de la bicicleta por un error propio, que algo más pasó para que se diera semejante porrazo.  La consecuencia fueron más de 15 puntos de sutura en la frente y algunos más en el párpado – «No me puse a contarlos, no tengo idea cuántos son», dice con algo de humor-,  y una fractura en uno de los huesos de su mano izquierda.

«Fue una pena el accidentarme, porque estábamos muy bien en la general y el líder se venía quedando, creo que estábamos para grandes cosas. Veníamos segundo a segundo en la general», se lamento el campeón argentino.

El golpe no lo acobardó. En Mar del Plata, en una competencia había sufrido uno similar y volvió rápidamente. «Lo único que quiero es curar bien las heridas que tengo en la cara y  que pasen rápido los días para que me saquen  el yeso y volver a estar arriba de la bicicleta», cuenta impaciente. Es que el 2018 será muy importante para él, en mayo se viene el Campeonato Argentino de pista y más tarde hay alguna chance de ir a probar suerte en Europa, donde tiene conversaciones iniciadas con un equipo para emigrar en la segunda mitad del año.

Desde el domingo, Andy Fernández ha recibido la solidaridad de su familia, sus amigos y toda la gente de San Luis y por supuesto del mundo del deporte pedal.

Está agradecido por las muestras de afecto y juntando fuerzas para pagar ese cariño de la manera que mejor sabe hacerlo: sobre su bicicleta y consiguiendo algún logro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *