Interes Provinciales

Un niño volverá a oír tras una operación inédita en el Hospital de San Luis

Elián Fernández tenía una mala formación en su oído, pero gracias a un implante osteointegrado el sonido se conducirá hacia la cóclea. El órgano no era capaz de hacerlo por sí mismo.

La salud pública de San Luis demostró una vez más estar a la vanguardia en cuanto a técnicas innovadoras y tecnología médica. Se realizó una operación inédita a Elián Fernández, un niño de diez años que tenía una malformación en su oído y volverá a escuchar gracias a un implante auditivo osteointegrado, cuya función es conducir el sonido hacia la cóclea, cuando el órgano no es capaz de hacerlo por sí mismo.

Además, a primera hora se le realizó un implante coclear a Antonella Jofré. Esta fue la segunda intervención ya que hace unos meses había recibido un implante similar en el otro oído.

Informaron que la operación fue un éxito, que el paciente se recupera tal como esperaban los médicos y que, si todo está bien, hoy tendrá el alta.

Para distintos casos puede ser recomendado el implante osteointegrado. En el caso de Elián, un chico del interior de la provincia, fue por una malformación en su oído por la cual no tenía el pabellón auricular ni el conducto, lo que le generaba una pérdida auditiva.

“Lo que se hizo fue colocarle un implante en el cráneo, que se imanta con un procesador que va en la piel, capta los sonidos, vibra y estimula el oído interno, que él lo tenía normal, en este caso”, explicó Sebastián Picciafuoco, médico especialista en otorrinolaringología del Hospital San Luis.

Sobre qué cambió para que ahora se puedan concretar este tipo de operaciones, Picciafuoco lo adujo a un tema meramente económico. “En este caso, el dispositivo lo pagó el Ministerio de Salud. Con esta malformación es muy difícil conseguir el certificado de discapacidad, porque la ley no lo ampara, y entonces es difícil que las obras sociales lo cubran. Son aparatos muy caros, de unos 20 mil dólares aproximadamente”, precisó.

Hay distintos dispositivos dentro de este tipo de implantes. El especialista especificó que, en este caso, se le aplicó el sistema “Baha Attract”, el cual distintos medios clínicos consultados aseguran que reduce el riesgo de infección o traumatismos, y que hace innecesario el cuidado diario postoperatorio al no penetrar la piel, ya que la conexión entre el implante y el procesador es imantada.

¿Cómo funciona el implante?

Consiste en un procesador de sonidos, que recoge las vibraciones sonoras y las transfiere por medio de un empalme. Luego, el pequeño implante de titanio detrás de la oreja se funde con el hueso (de ahí su nombre, “osteointegración”) y transfiere esas vibraciones sonoras a la cóclea.
Estos implantes de conducción ósea pueden servir y cambiarles la vida a personas que tengan pérdida de audición conductiva (problemas con el oído externo o medio), pérdida auditiva mixta (deficiencias en el oído externo o medio, e interno), o sordera unilateral (sordera total de uno de los oídos).

Dispositivos diferentes

El Hospital San Luis ya sumó el implante osteointegrado, un nuevo dispositivo para ayudar a mejorar la salud auditiva de sus pacientes, pero puede prestarse a confusión con el implante coclear y el audífono. Todos aparatos que ayudar a oír correctamente, pero tienen sus diferencias y cada uno es ideal para ciertos casos.
El osteointegrado tiene como función la conducción del sonido cuando el “camino” dentro del oído de una persona no funciona.
En cambio, el implante coclear transforma las señales acústicas para estimular el nervio auditivo cuando éste no reacciona por sí solo.
El audífono no requiere una intervención quirúrgica para su aplicación y lo que hace es amplificar el sonido, para enviarlos hacia la cóclea.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *