Nacionales Provinciales Sociedad

Tailandia: murió un buzo que ayudaba en el rescate de los niños atrapados

El socorrista no tuvo oxígeno suficiente en el viaje de vuelta de la cueva, en la que están los chicos.

Un antiguo socorrista de la marina tailandesa murió, este viernes, tras haber ayudado a los doce niños atrapados en una cueva en el norte de Tailandia. La muerte del buzo muestra la dificultad de evacuar  sin poner en peligro la vida de los niños y de su entrenador de fútbol, atrapados desde hace trece días en la cueva de Thuam Lang.

Crece el pesimismo entre las autoridades tailandesas después de la alegría provocada por el descubrimiento del lunes que los menores continuaban en vida.

La marina tailandesa ha insinuado que posiblemente los socorristas no tendrán otra opción que intentar un rescate complejo y peligroso. El tiempo para sacarles de la cueva es «limitado», reconocieron las autoridades tailandesas.

«En un principio pensábamos que los niños podrían quedarse durante mucho tiempo. Pero la situación ha cambiado y ahora nos queda un tiempo limitado», declaró ante la prensa el jefe de los comandos de la marina, Apakorn Yookongkaew, uno de los responsables de la célula de crisis.

Yookongkaew también explicó que han repartido botellas de oxígeno a lo largo de la cueva para intentar aprovisionar a los niños y sus acompañantes, entre ellos, su entrenador de fútbol.

Pero no precisó si intentarán rescatarles este viernes, un día en el volverán a caer lluvias con vientos fuertes en esta región montañosa de Tailandia.

Este anuncio se produce pocas horas después de la muerte del buzo tailandés. «Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno», anunció el vicepresidente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck.

Este ex miembro de los comandos de la Marina tailandesa «perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo», precisó el jefe de los comandos de la Marina.

«Aunque hayamos perdido a un hombre, seguimos teniendo fe en nuestra misión», aseguró, con la voz temblorosa.

La tragedia recuerda la dificultad del camino que hay que recorrer, bajo el agua, hasta llegar a los doce niños y su entrenador de fútbol, bloqueados en esta cueva inundada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *