Interes Provinciales

Villa Mercedes: decomisaron productos vencidos en un cotillón

Tenían almendras con gorgojos, esencias, grageas y polvos para hornear que habían caducado hace un año.

Una vecina tenía una rica receta en mente y se cruzó al cotillón de España 64 para comprar almendras fileteadas. Cuando llegó a la casa y abrió la bolsa, los frutos secos traían un ingrediente desagradable: gorgojos. La mujer se contactó con Cabina Sanitaria para denunciarlo y los inspectores acudieron por la mañana al local. Decomisaron grageas, confites, esencias y polvos para preparaciones que estaban vencidos hacía meses e incluso un año. También emitieron un acta al comercio porque tampoco estaba habilitado para fraccionar alimentos.

«Las almendras fileteadas estaban en bolsas transparentes y se les notaban los gorgojos, también ocurría lo mismo con la harina del mismo fruto seco. Por eso empezamos a revisar los productos y encontramos muchos que tenían vencimientos viejos», describió Mónica Crespo, la responsable del área.

Los insumos estaban acomodados en góndolas vidriadas.

Del cotillón retiraron cuatro paquetes de granas de colores de un kilo vencidas el 15 de junio, otros tres kilos de las saborizadas que habían caducado el 19 junio, ocho paquetes de confites de chocolate por 200 gramos con fecha de mayo, 10 litros de esencia artificial que prescribieron el 30 de octubre del 2017, tres bolsas de polvo de hornear que vencieron el 4 de junio, cuatro kilos de harina de almendras y 3 bolsas de almendras fileteadas por medio kilo que contenían gorgojos, y otras bolsas de harina común que debieron sacar de circulación en abril de 2017.

Los productos en mal estado fueron colocados en bolsas con precintos.

Para Crespo «es una irresponsabilidad» almacenarlos así, y agregó que «el dulce de leche tiene entre 40 y 50 días hasta que vence, pero el resto de las esencias o polvos tienen más tiempo, demoran hasta un año».

Pero esa no fue la única irregularidad que encontraron, también  constataron que los insumos eran fraccionados en el lugar y eso les valió otra sanción. Tal como explicó Crespo, los locales «deben tener una sala en condiciones higiénicas y otras relacionadas a lo edilicio para hacerlo. Uno no sabe cuándo y cómo lo hicieron, dónde o si lo dispusieron arriba de algo. Cuando pedimos la habilitación comercial notamos que carecían de esa normativa. Según nos dijo la señora, desconocían esa exigencia».

El local no fue clausurado porque el resto de la mercadería estaba en buen estado aunque los inspectores advirtieron a los propietarios de que si no regularizan las condiciones, la próxima medida sería una clausura preventiva.

La responsable de Cabina Sanitaria alertó a los consumidores que a la hora de comprar presten atención al estado de los productos. «Que vean las fechas, y si están fraccionadas que el comerciante lo pese a la vista, para que puedan constatar que no lo tocan con las manos sino que utilizan guantes», explicó.

Quienes detecten alguna irregularidad deben hacer la denuncia al teléfono 147, del Municipio. Los controles bromatológicos se realizan dentro de las 48 horas desde que ingresa el reclamo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *