Policiales Provinciales

El tiro que un hombre le dio a su hijo habría sido accidental

Hasta ahora, nada contradice la versión que dio la familia. El herido está internado en el Hospital.

Ninguno de los datos que la Policía recogió en sus averiguaciones ha modificado la presunción inicial de que el balazo que un policía retirado le pegó a su hijo, el martes a la tarde, fue accidental. Una versión aportada por familiares de ambos involucrados sostiene la misma versión.

Los oficiales de la Comisaría 4ª de San Luis que instruyen el sumario por el hecho esperaban este miércoles que los médicos del Hospital San Luis los autorizaran a tomarle una declaración testimonial a la víctima, Guillermo Vargas, de 44 años, para conocer su versión sobre el episodio.

Ya contaban con la del autor del disparo, Venancio Luis Vargas. El anciano de 71 años, retirado desde hace unos veinte años de la Policía bonaerense, ha sufrido tres accidentes cerebro vasculares (ACV) y quedó muy acongojado tras el hecho, informó el jefe de la oficina judicial de la Seccional 4ª, oficial principal Marcelo Coria.

El anciano vive con su hijo Guillermo, en un departamento del segundo piso del monoblock 3, en el complejo Esperanza II, ubicado en la esquina de Tacuarí y La Merced, en el oeste de la capital. Está separado de su esposa.

Según lo que contó cuando lo consultó la Policía, el martes, a eso de las seis de la tarde, se decidió a limpiar su arma, una pistola semiautomática marca Browning, calibre 9 milímetros, que conserva de la época en que estaba en actividad en la provincia de Buenos Aires, hace más o menos veinte años.

Un rato antes, su hijo se había levantado de dormir la siesta.

El ex policía estaba parado, accionando el arma, y Guillermo estaba sentado, según la versión que manejan hasta ahora. El anciano no se habría percatado de que el arma tenía una bala en la recámara y accionó el gatillo, no se sabe si en forma voluntaria o sin querer.

El disparo alcanzó a su hijo en el costado derecho del tórax y lo atravesó, pero en su recorrido le lesionó un pulmón, de acuerdo con la información que le dieron a la Comisaría 4ª en el hospital.

Rumor de una discusión

El comentario de alguien del vecindario generó cierta duda sobre la versión que contó Venancio Luis Vargas. Dijo que le pareció haber oído que padre e hijo hablaban en voz alta, como si discutieran, minutos antes de escuchar el estampido del disparo. Y el padre no es de hablar fuerte, por su problema de salud.

“Pero no hay certeza de que haya habido una discusión. Según la madre de Guillermo, él le habría dicho a un hermano que no la hubo. Que se levantó de dormir la siesta, fue al comedor y ahí estaba su padre. Entonces le preguntó ¿estás nervioso?; le habría preguntado en voz alta porque por ahí el hombre no escucha”, contó Coria.

Cuando su padre efectuó el disparo, Guillermo “se quedó estático, sintió que se le adormeció el brazo derecho y después se vio la herida”, según le contó a su hermano.

Justo cuando el hombre baleó a su hijo, un vecino llegaba a su casa. Él auxilió a Guillermo y lo trasladó al hospital. Según el parte médico que obtuvo ayer la Seccional 4ª, el herido sufrió un “hemoneumotórax”, una invasión de aire y sangre en la cavidad torácica. Quedó aislado en una sala del servicio de cirugía.

En la inspección dentro del departamento, la Policía detectó dos orificios de los que tomó nota, para que el personal de Criminalística determine si son de impactos de bala.

Uno está en una pared del comedor y el otro en el techo. La ex esposa del autor del tiro descartó que el de la pared haya sido causado por el disparo. Les dijo a los efectivos de seguridad que allí habían tenido colgado un cuadro que se había roto. Por eso había quedado el hueco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *