Nacionales Provinciales

La economía se desplomó en junio: cayó 6,7% según el Indec

Es el peor dato desde el 6,8% de julio de 2009. El comercio, el campo y la industria encabezaron el derrumbe.

La actividad económica se derrumbó un 6,7% en junio en la comparación interanual, marcó la caída más brusca en nueve años, y retrocedió un 0,6% en el primer semestre, afectada principalmente por las pronunciadas bajas en la agroganadería, la industria y el comercio, según  informó este jueves el Indec.

Junio registró el tercer mes consecutivo de baja en la economía, con un porcentaje que sólo fue superado por el 6,8% de julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el temblor financiero iniciado en los Estados Unidos en 2007.

Desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia los retrocesos más fuertes se habían registrado en mayo pasado (5,2%), luego en junio de 2016 con el 4,9% y julio de ese año con el 4,8%.

La actividad económica pasó a signo negativo en el año, en un semestre condicionado por la devaluación motivada por la corrida cambiaria, y la sequía que afectó a amplios sectores del país.

Respecto de mayo, la actividad económica retrocedió 1,3% de acuerdo con los índices oficiales, lo que confirmó y profundizó el actual proceso recesivo.

El Indec informó que el sector que más incidencia tuvo en el resultado fue Agricultura, ganadería, caza y silvicultura, que en junio cayó 31% en la medición interanual y explicó más de la mitad del indicador general.

En segundo lugar se ubicó la Industria manufacturera, que retrocedió 7,5% en la medición interanual. El Comercio mayorista, minorista y reparaciones experimentó en junio una baja del 8,4% contra igual mes de 2017; Transporte y comunicaciones cedió 6,1% y Pesca retrocedió 16%.

Por el contrario, tuvieron registros positivos los rubros Explotación de minas y canteros (4,9%), Electricidad, gas y agua (4,3%), Actividades inmobiliarias y de alquiler (2,3%) Servicios sociales y de salud (1,7%) y Enseñanza (0,8%).

El retroceso en agricultura, comercio e industria explica el 88% del resultado negativo del mes.

El EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) arrancó el año con una suba del 4% en enero en la medición interanual; siguió en febrero con un alza del 5%, para bajar al 2,1% en marzo. Luego se inició el proceso recesivo: en abril retrocedió 0,6%, para trepar al 5,2% en mayo y al 6,7% en junio.

La perspectiva de los economistas es que el proceso recesivo continúe en lo que resta del año, ya que la producción agrícola seguirá en baja y las elevadas tasas de interés serán un obstáculo para la reacción del sector industrial.

Sin embargo la consultora de Orlando Ferreres marca una “negatividad alentadora”: asegura que la economía bajó sólo un 1% en julio en comparación con igual período de 2017, y acumuló en los primeros siete meses del año una leve suba del 0,4%. El Centro de Estudios Económicos (CEE) dijo que el resultado de julio “marca un contraste con el guarismo registrado durante el mes precedente. Esto se debe a la moderación en la caída del segmento agropecuario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *