Provinciales Sociedad

Amplían una denuncia contra un instituto de educación física

Dos ex alumnas dicen que les falsificaron los analíticos y que existen otras irregularidades.

Las dos ex alumnas del Instituto Superior de Educación Física (ISEF) Fundación Adrián Domínguez (Fátima González y Nahir Dagfal), ampliaron su denuncia contra esa entidad encargada de formar a futuros profesores. Según la defensa de las dos damnificadas por la presunta falsificación de analíticos, existen más irregularidades cometidas por esa institución, que volvió a presentar documentación apócrifa en una nueva audiencia de mediación.

Los ilícitos salieron a la luz cuando las jóvenes decidieron realizar el pase a otra institución y además de certificados «truchos», las anomalías denunciadas también incluyen declaración falsa de profesiones, malas condiciones edilicias, deslealtad comercial y habilitación dudosa como establecimiento educativo.

El abogado de las afectadas, Guillermo Strazza, dijo que hicieron una ampliación de una denuncia penal anterior por «fraude y falsificación de documentación». Además, la defensa de González y Dagfal realizó presentaciones en el Municipio capitalino para establecer si cuentan con la habilitación comercial, como también en el Programa de Defensa del Consumidor, referida a la «competencia desleal», ya que Strazza aseguró que la Fundación Adrián Domínguez ofrece becas y descuentos para los alumnos que lleven a otros aspirantes.

«A la ampliación de la denuncia penal le sumamos otra en el Ministerio de Educación, que ya hizo una auditoría con cinco inspectores durante la semana pasada. Supuestamente hoy (por ayer) iban a recibir los resultados en el Programa de Educación Superior y esperamos a partir de mañana el dictamen sobre la situación legal de este instituto», dijo Strazza.

En los dos casos, las damnificadas por el ISEF iniciaron las acciones legales debido a que al solicitar el analítico para realizar el pase a otra institución, notaron que no les reconocían una cantidad considerable de materias que -según afirman- habían promocionado. Sin embargo, en los certificados les figuraban como «adeudadas». La única prueba sobre la veracidad de sus afirmaciones, son los comprobantes de examen, ya que el instituto no cuenta con libreta universitaria.

«Otro punto importante es que les dieron dos analíticos con información diferente y por eso pedimos que sea el Ministerio de Educación que nos diga cuál sirve y cuál no, porque mis clientas corren el riesgo de cometer un ilícito si presentan esa documentación y luego se constata que es falsa», indicó Strazza.

Según el defensor de las denunciantes, el ISEF Fundación Adrián Domínguez, además de tener una sede en la capital puntana (ubicada en la calle Colón 1138, en el 1º piso de la mítica Sociedad Española), también cuenta con locaciones en Villa Mercedes, San Francisco y hasta en San Rafael, Mendoza, de donde sería originario.

«Averiguamos que el domicilio legal del titular (Domínguez), es en una cabaña que alquilaría en Potrero de los Funes. También constatamos que no tiene un solo antecedente docente y que en el instituto que tiene en San Rafael también tuvo irregulares similares a las que cometió en San Luis, que inclusive le costó el cierre», afirmó Strazza, quien acudió a los informes de la AFIP para constatar la actividad y ocupación de la nómina de denunciados, que incluye también al rector del ISEF, Antonio Merenda, quien habría declarado la falsa profesión de abogado, cuando en el registro del organismo fiscalizador figura como «transportista de carga».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *