Nacionales Provinciales

Amplio repudio a la tortura que sufrió una maestra de Moreno

A Corina de Bonis la golpearon, la subieron a un auto, la amenazaron y le escribieron “ollas no” en la panza con un punzón.

Todos están de acuerdo en algo: el hecho es grave, muy grave. Entre la tarde de ayer y la mañana de hoy, dirigentes políticos y sociales salieron a repudiar públicamente el ataque a una maestra en Moreno y reclamaron el «esclarecimiento inmediato» del hecho.

Ayer a la tarde, Coria de Bonis, de 47 años, denunció en la comisaría Moreno 7ª que poco antes de las 17 salió del colegio rumbo a su casa cuando fue abordada en la esquina de las calles Güemes y Tablada por un automóvil rojo con vidrios polarizadas.

Enseguida le cubrieron la cabeza con una bolsa de plástico y la subieron al asiento de atrás del vehículo. La mujer relató en sede policial que los hombres empezaron a golpearla y después le dijeron «el que avisa no traiciona».

Enseguida, con un objeto punzante, le ‘escribieron’ en el abdomen las palabras «ollas no» y luego la bajaron del rodado y huyeron.

De Bonis explicó que la frase que le dijeron «el que avisa no traiciona» tiene relación con que desde hace más de dos semanas, en sus redes sociales, había denunciado que ella y sus compañeras de trabajo eran amedrentadas como consecuencia de organizar ollas populares para la gente del barrio.

Ahora, el bloque de Diputados del Frente para la Victoria-PJ manifestó su «repudio absoluto ante el secuestro y la tortura que sufrió la docente Corina de Bonis en Moreno, provincia de Buenos Aires».

«Exigimos a las autoridades pertinentes el esclarecimiento inmediato de este aberrante hecho, propio de las páginas negras de la historia argentina», señalaron a través de un comunicado los legisladores de la bancada que encabeza Agustín Rossi.

A su vez, el dirigente radical Ricardo Alfonsín afirmó: «Nadie puede dejar de expresar su más enérgica condena y reclamo del pronto esclarecimiento del secuestro y tortura que sufrió la maestra de Moreno. Mi solidaridad con ella, con su familia y todos los docentes».

Por su parte, el dirigente social Juan Grabois, de la Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), advirtió a través de una red social que «el odio desde el poder ya pasa a los hechos».

«Secuestraron a una maestra que realizaba una olla popular en una escuela de Moreno cerrada por la desidia estatal. Le escribieron con un punzón ollas no. Esto no puede quedar impune: ¡Arriba la lucha docente!», subrayó.

En tanto, la legisladora de izquierda Myriam Bregman advirtió que «el ataque a la docente de Moreno es muy grave» y consideró que «se parece a los de grupos paraestatales, como los que cometía la Tripe A».

El líder del gremio docente SUTEBA, Roberto Baradel, reveló que «los docentes y los papás habían organizado ollas populares» en una de las escuelas de Moreno y que por esta decisión «venían recibiendo amenazas».

«Los llamaban y les decían ´Basta de hacer política, vayan a educar´ y ahora secuestraron a esta maestra, le pusieron una bolsa en la cabeza y la torturaron”, se quejó, y evitó opinar si esas amenazas fueron organizadas por algún sector en particular: «Es un hecho tan grave que uno no puede especular con estas cosas. Lo que sí lo vamos a denunciar y hay responsabilidad institucional», señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *