Nacionales Provinciales Sociedad

Final feliz para el chico con cáncer al que le robaron el auto en el Notti

Un grupo de amigos hizo una «vaquita» y le regaló a la familia del joven de Ugarteche un vehículo para que puedan continuar el tratamiento.

La solidaridad no entiende de tiempos revueltos ni de crisis económica. No le importa la suba del dólar, la inflación ni los vaivenes del destino. Aparece siempre para transformar la vida de quienes más lo necesitan. Y en Mendoza, otra vez, el altruismo ciudadano quedó de manifiesto.

El conmovedor caso de Adrián Suárez, el chico de 15 años enfermo de cáncer al que le robaron el Ford Falcon modelo ’72 que lo llevaba de Ugarteche al hospital Humberto Notti, tuvo un final feliz.

A raíz de la historia que dio a conocer Los Andes el martes pasado, sus padres recibieron la donación de un vehículo en óptimas condiciones para afrontar la etapa final del tratamiento oncológico de Adry, el gran protagonista de esta nota.

Seis compañeros de trabajo de una agencia de automotores de Guaymallén hicieron una «vaquita» y le regalaron a la familia Suárez un Renault 12 modelo ’92para dejar atrás el mal momento vivido. Una flor que creció en el mismísimo barro.

Cadena de favores

Todo comenzó en febrero cuando Los Andes sacó a la luz la valiente lucha de Adrián, el chico que quería ser boxeador y que peleó golpe por golpe contra la leucemia, al punto de tenerla contra las cuerdas ya que espera recibir el alta definitiva en octubre.

El último sábado, una amiga de la familia se contactó con este diario y ofreció detalles de la situación: ladrones se habían llevado el Falcon de los Suárez a una cuadra del Notti, minutos antes de que Adrián y sus padres salieran de un control.

Después de mil preguntas a cuidacoches del lugar y averiguaciones sin éxito, Alejandro y Laura -los progenitores- realizaron la denuncia policial en la Oficina Fiscal 8 y volvieron como pudieron a la finca que habitan en Luján de Cuyo.

El impacto de la noticia movilizó el costado más sensible y humano de este grupo de amigos del distrito de San José, quienes sacaron dinero de sus bolsillosy compraron el vehículo (que tiene solo 31.500 km) para entregárselo a los Suárez en una emotiva tarde de jueves.

«Estoy muy agradecido. No tengo palabras para explicar lo que siento. Pasamos momentos muy difíciles con mi familia, pero Dios nunca abandona. Tenemos auto nuevo para que pueda ir a los controles y terminar el tratamiento oncológico; todavía queda gente buena», expresó conmovido el pequeño Adrián, quien sueña con ser bioquímico «para devolver a otros tanta ayuda recibida».

Uno de los héroes que organizó la movida solidaria es Rubén Mercado, empleado de la agencia GAM. «Leímos en Los Andes la nota del robo y nos movilizamos en el momento. Sentimos una empatía muy grande. Le pregunté a mis compañeros cuánto podían poner, hicimos una ‘vaquita’ y compramos el Renault 12. Es la primera vez que hacemos algo así. Espero que sirva de ayuda para Adrián y su familia», confió.

Los otros gestores del gran regalo son Alejandro Corbalán, Esteban Jara, Darío Olmedo, Jorge Escorra y Emiliano Correas.

Una historia de lucha diaria y un sueño por cumplir 

Los Suárez pasaron años bravos. La enfermedad de su hijo mayor se sumó al incendio de su casa en una finca de Santa Rosa; luego consiguieron asilo en Lavalle, pero Alejandro se quedó sin trabajo. Después vino el traslado a Ugarteche y hay un deseo que aún no logran concretar: la casa propia. 

«Ahora nos queda conseguir la casa. Es un sueño. Nosotros vivimos en la finca en la que trabajo. Después de todo lo que hemos transitado y la lucha que con mi mujer llevamos adelante, queremos la casa para Adrián y su hermano Damián», comentó el papá.

Cuando caía la fría tarde en Guaymallén, los rostros felices de los Suárez lo decían todo. Se olvidaron del robo en el Notti, abrazaron a todos y, con lágrimas en los ojos, se subieron a su ‘nuevo’ R12 y pusieron primera rumbo al hogar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *