Policiales Provinciales

Una chica de 18 años murió en la zona oeste de la capital

Según supo la Policía, Itatí Anabella Yusepe Oros viajaba de acompañante en una moto robada horas antes en el barrio Nacional Evita. El conductor la dejó abandonada a ella y al vehículo. Los investigadores están buscándolo.

Itatí Anabella Yusepe Oros y el conductor de la moto en la que viajaba cayeron al suelo, pero ella se llevó la peor parte y murió casi en el acto tras golpear contra la reja de una vivienda de calle Intendente Aguirre Celi, continuación de la avenida Juan Gilberto Funes, en la zona oeste de la capital. El hecho ocurrió esta madrugada, cerca de las 2:30, y los investigadores aún tratan de determinar cómo ocurrió el accidente, ya que el chofer de la moto escapó dejando abandonada a la víctima y al vehículo, que había sido robado unas horas antes en el barrio Nacional Evita.

La jefa de Accidentología Vial, principal Geraldine Cornejo, informó que el accidente ocurrió en momentos en que la moto Benelli TNT 150 roja, sin patente, se dirigía al oeste por Intendente Aguirre hasta que el chofer perdió el control pasando calle Neuquén, entre los barrios Libertad y Kennedy, y el vehículo terminó impactando contra la verja de una casa en Aguirre 2350.

Cuando llegó la ambulancia del Sempro, Yusepe Oros ya no tenía signos vitales.

“Por dichos de otras personas (la víctima) habría ido en calidad de acompañante y el conductor se habría retirado del lugar”, comentó Cornejo, que se abstuvo de dar más detalles porque la causa está en plena investigación, dijo.

Según trascendió de otra fuente, la joven no solo habría estado acompañada del joven que la llevaba en moto sino que habría habido un segundo vehículo, otra moto, cuyo chofer también escapó.

Y el motivo de tan inhumana reacción radicaría en el hecho de que la Benelli había sido robada horas antes del frente de una vivienda en el barrio Nacional Evita, jurisdicción de la Comisaría 2ª, donde su dueño radicó la denuncia.

“Mi hijo había ido a estudiar a la casa de una compañera porque tenían que rendir un final. Él la dejó estacionada en el frente de la vivienda, y como a las diez de la noche me llamó desesperado para contarme que se la habían robado”, le relató esta mañana a El Diario Marisol Gaspar Bustamante, madre del dueño de la Benelli, un vecino de Estancia Grande que estudia para ser policía.

Gaspar Bustamante contó que su hijo, Williams Sambrano Gaspar, retiró el vehículo de la concesionaria hace apenas tres meses. “La estamos pagando con mucho esfuerzo y es el único medio de movilidad que tiene para ir todos los días a la escuela de Policía. Ahora lo llamaron para que fuera a reconocerla a la Comisaría 2ª, pero estamos preocupados y desesperados por esto que pasó”, lamentó la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *