Policiales Provinciales

San Buenaventura: niegan que el catequista esté involucrado

Su abogado sostuvo que no hay pruebas en su contra y que el material secuestrado y peritado que lo involucraría en una escena de abuso no da indicios de un delito.

El caso por abusos en el Instituto San Buenaventura suma un nuevo capítulo. Esta vez, Deolindo Pereira, el abogado defensor del profesor de Religión, de apellido Juárez, otro de los señalados en las declaraciones de dos papás de los menores de primer grado «B», sostuvo que no hay pruebas en contra del catequista y que en el material que le secuestraron —y que ya fue peritado— no hay indicios de pornografía infantil. El viernes pasado fue incorporado al expediente un informe de un psicólogo de parte que reproduciría los dichos de uno de los niños y que ubicaría al maestro en un episodio de abuso.
Por el caso hay un solo detenido: Juan Manuel Chaves, ex docente de música del curso, a quien el 15 de marzo, Alfredo Cuello, al frente del Juzgado de Instrucción Penal Nº 1, ordenó el procesamiento y la prisión preventiva.
Sin embargo, entre las declaraciones, hay dos tutores que sostienen que sus hijos habrían señalado al catequista como otro actor de los presuntos abusos. «No alcanza ninguna prueba legítimamente incorporada a involucrar a mi cliente. En los testimonios de Cámara Gesell no surge ninguno que lo involucre en algún hecho delictivo. Sí lo hace un particular damnificado, pero lamentablemente son denunciantes o testigos que tienen interés directo en la causa y un parentesco que tiñe de subjetividad a las versiones», afirmó Pereira.

 

La primera denuncia que abre el expediente fue realizada el 7 de diciembre: una mamá declaró que su hija de 6 años le confió que habría sufrido abusos por parte del profesor de Música. Luego, se sumaron 17 testimonios más.

La defensa indicó que a fines de la semana pasada, llegó un escrito de un psicólogo de la Secretaría de la Mujer, que trabajó en los primeros meses con los padres tras las denuncias. «Ese informe se agregó a destiempo. El licenciado dice que uno de los niños le dijo que Chaves lo obligaba a que le tocara las partes íntimas a Juárez, cuando un niño de esa edad no habla en esos términos. Entiendo el resentimiento, la impotencia y el odio de los padres, pero la única palabra en la que confío es en la de los niños, y no hay ninguna acusación directa sobre mi cliente. En cambio, sí surgieron elementos contundentes con el profesor que hoy está con prisión preventiva», manifestó.
Pereira insistió en que hay que realizar Cámaras Gesell a más nenes. «Según los padres ha habido sospechas sobre 17 niños, quiero testimonios, por eso ofrecimos una perito psicóloga. Los pequeños se tienen que animar a declarar porque no podemos meter preso a un hombre, de 10 a 25 años, por el dicho de una mamá. Sin embargo, hay padres que no quieren que los niños declaren», destacó.
Respecto al material allanado del domicilio del catequista, el letrado comentó que no hay indicios de pornografía infantil. «Hemos visto todo el material y hay fotos que son de sus sobrinos, no hay ninguna con contenido sexual en relación a los menores damnificados. El material está a disposición y todas las partes lo podemos ver. Hay 18 mil archivos. Salen niños en malla porque están en la pileta, pero mi defendido me dijo que son sus sobrinos», explicó.
Además, resaltó que con Chaves sólo tenían una relación de colegas. «No son amigos, simplemente compañeros del colegio», sostuvo.
En diciembre, Juárez fue desvinculado del colegio y según confirmó Pereira se debió a que «dejaron de necesitar sus servicios. No hay ningún informe en el legajo, fue despedido por una cuestión de marketing. Nadie llevaría a un alumno al colegio con esta persona prestando tareas».
Por estos días, la investigación volvió a manos de la fiscal Daniela Torres, debido a que el agente, Marcelo Palacio Fernández, culminó su periodo como interino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *