Provinciales Sociedad

Temor de más de 20 familias de calle Europa por inminente desalojo

Son las que están en juicio por usurpación con la Comuna. Quieren asfaltar una calle paralela que sería la continuación del Corredor Vial Eva Perón.  

Tenemos mucho temor, porque vimos de lo que son capaz», dijo Norberto con bronca y algo de resignación. Él vive en la calle Europa al 1100 junto a su mujer y sus cinco hijos y el martes fueron testigos de cómo desalojaron y demolieron la casa de Macario Romero de 74 años, pensionado por una discapacidad visual. «Lo sacaron con violencia física y mental. Lo apretaron tanto que firmó papeles sin saber qué decían porque tiene un problema visual y lamentablemente ahora está en la calle. Duerme en un galpón sin paredes, con un techo apoyado en una sola pared y nosotros corremos el mismo riesgo», expresó Norberto. La causa del litigio sería un plan municipal para asfaltar una calle paralela a la Europa que sería la continuación del corredor vial «Eva Perón».

La casa de Romero estaba sobre la calle Europa, detrás del centro cultural «José La Vía». Era de ladrillo block y chapa, tenía agua que le pasaba un vecino de enfrente. El martes cuando cayó el oficial de Justicia con la orden de desalojo, Romero estaba haciendo una «changa». Junto al oficial estaban funcionarios municipales con tres patrullas de la Policía municipal, dos camiones y una topadora, todo eso en la puerta de la casa del pensionado.

Norberto lo llamó desesperado  para avisarle y le pidió al oficial que no hagan nada hasta que llegara el hombre. Pero sin resquemor, rompieron el candado de la vivienda para entrar y sacar las pocas cosas que tenía el vecino. Cuando llegó Romero, alterado, trató de sacar lo que más pudo y por su problema de visión se lastimó sus brazos mientras intentaba rescatar unas chapas. Luego una topadora de la Municipalidad se encargó del resto: demolió la pequeña vivienda dejándolo desahuciado.

«Él compró el terreno hace mucho, hizo un boleto de compra venta certificado. Fue todo muy rápido, no hubo ni un preaviso, fueron 10 minutos y lo desalojaron», contó Norberto quien hace unos cuatro años, junto a 24 familias más fueron acusados de usurpadores por el Municipio y les iniciaron un juicio de desalojo. «Dicen que el lunes van a empezar a ejecutar las órdenes de desalojo, van a dejar a las familias en la calle. Y sabemos que esto al intendente (Enrique Ponce) no le importa», agregó.

Manifestó que desde el Municipio no les dan una solución, ni se acercan. «Venir significa poner plata para los pobres y nosotros no estamos en su lista. No van a hacer nada y si tuviera la posibilidad de hablar con el intendente le diría que es un acto de cobardía dejar familias con muchos niños en la calle. No entiendo cómo un ser humano no toma conciencia del daño que hace, pero ya demostró que tiene una maldad terrible para con nosotros», lanzó.

«Solo queremos vivir en paz, somos gente humilde y de trabajo. Vivimos como podemos. Conmigo se portaron muy mal, me tendrían que haber avisado, porque tenían mi teléfono. Esto no lo merecemos, somos puntanos y argentinos, nos unimos por nuestros hijos, para luchar por ellos», declaró Romero.

La concejal por el Frente Unidad Justicialista (FUJ), Daniela Serrano, fue alertada por los vecinos y se acercó en el momento del desahucio. «Cuando la orden está dictada por el juez, no hay mucho para hacer», afirmó. El jueves en la sesión del Concejo Deliberante, la edil pidió que se introduzca un pedido de informe para que el Ejecutivo municipal explique qué van a hacer con las familias que desalojen. «En el 2017 votamos, junto a la expropiación de Granja La Amalia, la del ex ferrocarril. En su momento era para utilidad pública y de soluciones habitacionales. El intendente pidió que se desalojara a estas familias sin prever dónde van a vivir, porque no tienen dónde ir. Queremos saber también si hicieron relevamientos, si saben cuántas familias son y cómo les van a garantizar un techo. Estamos asesorando con abogados a las familias. Cuando se dicte la orden trataremos de resistir o nada. Lo del martes lo hicieron justo cuando vino el ministro del Interior de la Nación (Rogelio Frigerio) y todos los medios estaban en otra cosa, creo que no fue casual tampoco la elección del día», afirmó.

La de Romero «era una causa civil, después hay una penal donde están la gran mayoría de los vecinos. Pero es inminente el desahucio de todas las familias. El Ejecutivo municipal está haciendo una obra de una calle paralela a la Europa para darle continuidad al corredor vial. Las viviendas, que construyeron muy precariamente los vecinos, interfieren en el paso de la calle que están asfaltando. Él pidió concretamente el desalojo de las familias para tomar posesión de los inmuebles y tirarlos abajo», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *