Nacionales Provinciales

Unos 60 chicos vivieron una fiesta diferente e integradora

Acompañados por alumnos de quinto y sexto año de otros colegios, disfrutaron de dos horas de boliche con música, luces, animación y mucha unión. En total sumaron 300 pibes.

Para vivir una fiesta diferente se necesita música, luces, un espacio con onda, algo de dinero y muy buenos amigos. Estos ingredientes no faltaron ayer en “La Fiesta Integradora” que se realizó en “Sky” y a la que asistieron unos 60 chicos del Centro de Día La Esperanza, que estaban acompañados por otros 240 estudiantes de quinto y sexto año de colegios de la ciudad.

El especialista en terapia en grupos, Matías Domínguez, resaltó que los chicos esperan desde el inicio de clases el día de boliche y que a la “previa” la viven al igual que muchos grupos de amigos. “Los días anteriores piensan que se van a poner, eligen la ropa más linda que tienen, quieren bañarse y afeitarse para entrar al boliche perfectos. Cuando ingresan solo hace falta mirarle la sonrisa para entender que es el evento más importante del año para ellos”, resaltó Matías.

Los 300 chicos que asistieron al boliche llegaron ayer a las 10, con mucha ansiedad. Mostraron las entradas que les permitían disfrutar dos horas de pura fiesta.                     Los profesores se encargaron de garantizar la economía de los alumnos, para que todos tuvieran igualdad al momento de comprar los tragos sin alcohol.

“Cuando hicimos la invitación en los colegios, les dejamos la entrada y plata que no era real, la idea fue que todos tengan ese dinero para abonar el ingreso y el resto lo gasten en bebidas”, explicó Matías. Los chicos aprovecharon el dinero porque la barra siempre estaba llena y los profesores como anfitriones ofrecían tragos primaverales con pulpa de frutas o “la bebida loca” que podía ser granadina, jugo de limón o menta.

La pista “cachengue” sin duda fue la preferida de todos y los chicos del centro se llevaron los aplausos y la atención, porque muchos de ellos eran los animadores al estar en el centro de la ronda de baile. Las sonrisas, las palmas y los «brazos arriba» era una secuencia que se repetía en cada grupo, incluso en aquellos que se quedaron toda la fiesta al lado de la barra.

Además, el DJ, el iluminador y el animador acompañaron para que la alegría no decaiga, algo que no le pasó a Darío, Facundo y Francisco que no dudaron en explicar que festejaban la esperanza, la primavera y que lo que más les gustaba era la música “flogger». «Es más movida», dijeron y entre risas confesaron «además, compramos unos tragos y conocimos chicas”. Darío incluso se atrevió a mostrar el “look”. «Estoy vestido con camisa, un saco negro, un pantalón de jeans y zapatos”, resaltó y agregó que hace varios días venia pensando que se iba a poner.

El alumno del Colegio «San Agustín», Santiago Moyano, también se preparó y asistió con todos sus compañeros. «La idea es que podamos compartir el ambiente bolichero, porque muchos de ellos nunca pueden asistir a un espacio así, algo que para nosotros es común. Me parece una propuesta integradora».

El grupo de «Sky» Producciones organizó todo para que la fiesta fuera diferente. “Este es el tercer año que realizamos esta actividad y nos organizamos con todo el equipo para brindarles el espacio en las mejores condiciones. Si el próximo año nos siguen eligiendo, vamos a estar para ellos», concluyó, Diego Páez, representante de «Sky» Producciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *