Provinciales Sociedad

Médicos del Policlínico de Villa Mercedes practicaron una compleja cirugía a una beba

Alma, de apenas dos días de vida, nació con una rara malformación que podía provocarle la muerte por asfixia. La pequeña se recupera tras ser operada esta mañana.

El equipo médico del Servicio de Neonatología del Policlínico Juan Domingo Perón de Villa Mercedes está chocho. Esta mañana, luego de una intervención que duró varias horas, pudieron corregir la grave y rara malformación del Alma, una beba de apenas 48 horas de vida que tenía riesgo de morir por asfixia si no era operada.

Mario Echevarría, vocero del ministerio de Salud en el departamento Pedernera, envió un comunicado en el que informó que la beba sufría de una falta de continuidad en el esófago.

“El esófago es un tubo que une la laringe con el estómago. Al no tener continuidad, si a la pequeña no se le resolvía la situación en forma urgente podía llegar a morir por asfixia”, explicó el cirujano infantil Roberto Schwartz, que comandó el equipo médico que llevó adelante la intervención.

Como parte del esófago está unido al árbol respiratorio, a Alma también le anularon un conducto anormal que podía ocasionarle un daño pulmonar permanente.

“Se necesita mucha tecnología, formación neonatal y un equipo quirúrgico entrenado para resolver este tipo de cirugía. No es común que se hagan en la salud pública”, expresó Schwartz según versa el comunicado de Echevarría.

Hasta esta tarde, la beba transitaba el post operatorio sin complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *