Provinciales Sociedad

Unos veinte hogares ya tienen sus huertas listas

Los vecinos se anotan para cultivar en sus patios y, así, abaratar costos y comer más sano. La lista es larga.

El sábado, en una mañana fresca y con el mate en la mano, Catalina Ibarra observó cómo en el fondo de su vivienda la tierra se convertía en una oportunidad. La mujer, que reside en el barrio Norte, es una de las vecinas que se animó a hacer su propia huerta, como una forma de abaratar los costos cotidianos pero, también, con la intención de tener una alimentación más saludable. Con el suyo, ya son veinte los hogares que armaron su pequeño lote durante el mes y medio de existencia del plan «Sembrando para mi familia», que llevan adelante dos áreas del Municipio.

“Siempre me gustó tener en casa un poco de tomate, pimiento o perejil, sobre todo para comer algo más natural y orgánico, algo que uno cuidó y vio crecer, que se puede arrancar del patio sin tener que ir a comprar”, expresó.

La iniciativa nació a comienzos de setiembre, como un trabajo conjunto entre la Secretaría de Familia y Promoción Social y el Programa Huertas de la ciudad. «Si bien ya se repartían las semillas, queríamos generar otro tipo de vínculo con los vecinos, que ellos aprendan cómo se hace y cómo se cuida y, a la vez, que podamos conocerlos para poder ayudarlos con otras situaciones que puedan estar sucediendo en cada grupo», explicó Andrea Aguilar, responsable de la Secretaría.

De esa forma, establecieron una agenda, a través de la cual, un equipo municipal llega hasta los hogares inscriptos con la materia prima y, en una jornada de tareas compartidas con los vecinos, preparan el terreno, delimitan una superficie de dos o tres metros cuadrados, lo siembran y lo riegan. «Siempre tratamos de incentivar que la gente produzca, pero este año le agregamos el ingrediente de ir nosotros a ayudarlos, porque muchas veces tienen ganas pero no se animan o no encuentran el tiempo para empezar», contó Carina Videla Jofré, a cargo del Programa que estimula los cultivos.

Las primeras intervenciones fueron en el Eva Perón II pero, a medida que la novedad se difundió, llegaron a otros barrios, como  Ciudad Jardín, El Pimpollo, Jardín del Sur, las 500 viviendas y la zona Estación. Porque, aunque en un primer momento la idea era darle prioridad a los lugares más periféricos de la ciudad, «la realidad es que la crisis los ha afectado a todos por igual. Y porque además de ahorrar, una huerta permite que las familias coman algo más saludable, y eso es importante para cualquier vecino», aclaró.

Las funcionarias contaron que el «efecto contagio» entre los habitantes fue inmediato y que ya tienen una larga lista de espera con familias para visitar. Asimismo, algunas instituciones también decidieron sumarse a la movida.

Por eso, organizan una muestra para el 21 de noviembre, en la que exhibirán el avance del plan, y los beneficiarios podrán contar sus experiencias y mostrar fotos de sus huertas. Los interesados en sembrar tienen que contactarse a través de las redes sociales del Municipio o asistir a Mitre 77.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *