Policiales Provinciales

Acusado de matar a dos amigos dijo que él no fue, pero que vio todo

Mario César Lucero le dijo al tribunal que estaba junto a Gastón Bustos y Julieta Barroso cuando llegaron tres hombres en una camioneta y mataron a los chicos. Insinuó que eran policías.

Mario César Lucero, acusado de matar a su amigo, Gastón Horacio Bustos, y a la novia del chico, Julieta Anahí Barroso, en una quinta de las afueras de Villa Mercedes, declaró este viernes que él estaba junto a la pareja cuando fue asesinada. Pero aseguró que él no lo hizo. Dijo que los autores fueron tres hombres que llegaron en una camioneta gris. Y que más tarde, cuando lo llevaron a declarar a una comisaría, escuchó las voces de los homicidas en la seccional. Fue su manera de decir que el doble crimen fue cometido por policías.

El doble homicidio ocurrió la noche del 10 de junio de 2016, en la quinta denominada “María José” y ubicada en la zona sur de Villa Mercedes.

Ante la Cámara del Crimen 2, Lucero dijo que aquella noche él estaba con sus amigos, que habían consumido drogas y que, de repente, escucharon ruidos y que ladraban los perros, así que salieron en dirección a los corrales, a ver qué pasaba.

Tres hombres se bajaron de una camioneta gris. Uno de ellos directamente le pegó un tiro a Gastón y otro atacó a golpes a Julieta, aseguró. Muerto de miedo, él atinó a correr en dirección a un canal, pero el tercer desconocido que se había bajado del vehículo lo persiguió y lo alcanzó. Lo redujo y le dijo que si alguna vez contaba lo que había visto, iban a matar a su familia.

Después, según el acusado, los criminales cargaron los cuerpos de sus amigos en la camioneta y se los llevaron.

Poco después, esa noche, un camionero que pasaba por la ruta 2b, llamada “interfábricas”, vio un incendio de pastizales a la orilla del camino y llamó a la Policía.

Cuando un móvil de la Comisaría 29ª llegó al sitio donde se producía la quemazón, los efectivos comprobaron que había una moto abandonada y cerca de ella, los cuerpos de dos jóvenes, quemados.

La investigación posterior demostró que se trataba de la pareja de novios que había desaparecido horas antes. Para cuando hallaron los cuerpos, los familiares habían llamado ya en reiteradas ocasiones a Julieta y Gastón, pero sus teléfonos habían dejado de funcionar. La moto era la del chico.

Posteriormente, cuando allanaron la finca “María José”, donde la madre de Lucero, Margarita Sara Lucero, trabajaba como encargada y él, como peón, los investigadores de la división Homicidios hallaron manchas de sangre de las víctimas en una carretilla, en una maza y en otros objetos.

Esas y otras pruebas motivaron la detención y la acusación de Lucero, como presunto autor de los asesinatos. Pero, pese a eso, el móvil de los crímenes no fue aclarado hasta ahora.

Una de las versiones que llegaron a oídos de los pesquisas hablaba de una supuesta relación amorosa entre Mario Lucero y Gastón Bustos, como posible motivación de los homicidios. Pero esa conjetura no encontró ningún asidero en testimonios ni en pruebas.

También barajaron la posibilidad de que los asesinatos hayan tenido que ver con las drogas, pero eso tampoco fue corroborado.

“La familia de Gastón está desconcertada, tienen una hipótesis más amplia, sobre algo oculto, que no ha sido aclarado”, afirmó ayer el abogado Pascual Celdrán, representante, en el juicio, de la madre del joven asesinado.

“Yo no puedo entender el móvil, por eso se lo pregunté a los policías que investigaron el hecho, no habría una motivación clara. Es lo que estamos tratando de determinar, eso es lo más difícil de establecer en esta causa”, agregó el abogado.

“Lucero admitió que esa noche habían comprado y consumido cocaína, pero no eran traficantes ni mucho menos”, dijo.

Celdrán recordó que durante la investigación le pidieron al juez instructor, Leandro Estrada, que llamara a declarar en indagatoria a la madre de Lucero, por la sospecha de que podría haber tenido participación en los crímenes. Pero el magistrado no le hizo lugar.

El juicio oral se reanudará el lunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *