Policiales Provinciales

Detectaron que, por día, más de 5 chicos se fugan del hogar

Tienen entre 9 y 17 años y la mayoría son mujeres. En diciembre es más frecuente porque no aprueban las materias.

En las oficinas de la Comisaría de Atención a la Niñez y Adolescencia (CANA), antes llamada del Menor, registran hasta cinco solicitudes de paradero por día. Las fugas de los hogares se dan en chicos de 9 a 17 años, y la mayoría son mujeres. Los casos son más frecuentes en esta última etapa del año, cuando terminan las clases: el responsable del destacamento, Gabriel Molina, confirmó que a fines de mes y durante diciembre los niños y adolescentes que no aprueban materias o que no contemplan las expectativas de los padres deciden dejar sus hogares para evitar retos o sanciones.

“Desde fines del año pasado a lo que va del 2018, han superado los 5 pedidos de paraderos por día”, sostuvo Molina.

El comisario explicó que el grueso de casos los notó en diciembre debido a que los chicos no llegaron con las notas y el temor al castigo de los padres los hizo fugarse. “Si bien vemos que se han relajado un poco los tutores y no son tan exigentes, de hecho son más permisivos, es difícil saber si va a suceder lo mismo, pero nosotros abrimos el paraguas cuando empiezan a entregarse las notas finales porque son más recurrentes los paraderos de quienes no llegaron con lo deseado”, contó.

Sin embargo, hay otros motivos. También lo desencadenan las prohibiciones familiares y la no aceptación del o la joven que le gusta. Las más graves tienen que ver con abusos dentro del seno del hogar, que pueden ser por parte de papás, hermanos o abuelos. A esto se suma el maltrato físico de quienes tienen hijos no deseados. “Los descuidan y los obligan a limpiar la casa, son casi esclavos y un día el chico estalla y se va. Hay situaciones en que los menores son abusados laboralmente, los mandan a trabajar en la calle. Cuando hablamos de maltrato no es solo físico, sino psicológico: le dicen ‘sos una porquería, no tendría que haberte tenido, no haces nada, sos un vago’, y eso va entrando en la cabeza del niño y un día revienta y por eso se va”, explicó Molina.

Respecto de las edades, los registros señalan que van entre los 9 y los 17 años.

La mayoría de las solicitudes de paraderos son de mujeres. “A priori, están vinculadas a cuestiones sentimentales o enamoramientos, lo que no significa que sea el factor de fondo. Suele pasar que haya un embarazo en curso en parejas que no hicieron lo que el padre les dijo y se fugan por miedo. Tuvimos casos de madres de 28 años con hijas de 13, embarazadas, que no quieren tenerla y dejan que se vaya con la familia del muchacho”, recordó el jefe de la CANA.

En ocasiones, cuando una adolescente se escapa a la vivienda de su pareja, los miembros del hogar desconocen lo que pasa y pueden creer que es una amiga; mientras que hay otros que conocen la realidad, pero consideran que los padres del fugado debe hacerse cargo y por tanto no dan aviso a la Policía. “No hay un compromiso social”, criticó el comisario.

 

Búsqueda en marcha

Ante una denuncia por la huida de un menor, Molina remarcó que el oficial debe tomarla de inmediato. “La idea es trabajar lo más rápido posible porque la respuesta que no llega en 24 horas se pone delicada y a partir de ahí no sabemos qué puede haber. Nos ha ocurrido que se ha dado respuesta positiva cuando hemos demorado hasta 30 días en lograr que el niño o niño aparezca. Ocurre que el adolescente reincidente va logrando experiencia a lo largo de sus fugas: ya saben que los buscan en tal domicilio y se van a otros lugares. Si sabe que lo identificamos por las fotos, se corta el cabello, se saca los aritos, busca que no le encuentren porque no quiere ser encontrado”, consideró.

Para hallarlos, el comisario reveló que controlan las cámaras de la vía pública, recaban datos en la terminal de ómnibus, por si alguno decide dejar la ciudad, y solicitan a las compañías de telefonía celular que informen el día y locación de activación del móvil. Es necesario que el denunciante esté tranquilo para tratar de aportar la mayor cantidad de datos del nene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *