Provinciales

Una vaca se salvó del matadero por su tamaño

Pesa 1.400 kilos y mide casi dos metros de altura, el doble que una vaca normal.

Es evidente que Knickers no es una vaca cualquiera. Sus 1.400 kilos y sus casi dos metros de altura, el doble que una vaca normal, sorprende a todos los que la ven. Su propietario la ha bautizado como la vaca más grande de Australia, y su historia está recorriendo todo el mundo.

Su gran porte, además de convertirla en un fenómeno mediático a escala mundial, le ha salvado la vida. No es una vaca, sino un novillo porque es macho y, por tanto, estaba destinado a acabar en el matadero para poder comercializar su carne para consumo humano.

“Es demasiado grande para las especificaciones de la cadena del matadero, sería demasiado pesado para las máquinas y probablemente estaría colgado tocando al suelo, por lo que habría problemas de contaminación, y sus cortes de carne serían demasiado grandes”, explicó Geoff Pearson, el ganadero del rancho Lake Preston, donde vive Knickers.

En declaraciones a los medios, Pearson afirmó que el bovino no solo es admirado por los medios de comunicación y humanos de todo el mundo, si no que el resto de vacas de la granja, al verla, le siguen a donde vaya.

Knickers se ha ganado pasar el resto de sus días en pastos del oeste australiano, ostentando su título de la vaca frisona más grande de Australia, aunque no del mundo. El récord mundial lo tiene una vaca italiana de más de dos metros de altura, según Guinness.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *