Interes Provinciales

Lanzaron la campaña para prevenir el dengue, zika y chikungunya

En el Ministerio de Salud buscan concientizar para que la gente elimine reservorios de agua en patios y jardines.

Con el anuncio de distintas medidas preventivas y de difusión masiva, el Programa Epidemiología del Ministerio de Salud lanzó ayer la campaña “San Luis sin mosquito 2018-2019” bajo el objetivo de continuar como provincia sin circulación de virus del dengue, zika y chikungunya. La labor comenzará esta semana y se extenderá al menos hasta mayo. El titular del organismo a cargo del trabajo, Rodrigo Verdugo, hizo la presentación oficial en Terrazas del Portezuelo.

Si bien el área que depende del Ministerio de Salud tenía diagramada la campaña desde la semana pasada, el lanzamiento se produjo después de que San Luis participara hace días de la reunión federal a la que convocó en Buenos Aires el Programa Nacional de Epidemiología. En ese ámbito todas las provincias contaron cómo encaran sus respectivas planificaciones para prevenir dengue, zika y chikungunya y el Estado nacional se comprometió al envío de algunos recursos para los distritos.

Igualmente, la idea de la cartera sanitaria es desplegar una campaña de prevención e información hacia la población vinculada a evitar las enfermedades transmitidas por los mosquitos (o vectores como los denominan los especialistas) y apuntan a que las labores para evitar la propagación de los insectos sean conjuntas: la gente desde sus casas vaciando recipientes con agua de sus patios o jardines, los municipios con tareas de desmalezado y la erradicación de posibles reservorios de agua, más el respaldo de la provincia a través del Programa Epidemiología y del Ministerio de Salud.

“La campaña 2018-2019 consiste principalmente en una labor extensa de prevención e información a la población, sobre la temática de las enfermedades transmitidas por los mosquitos como dengue, zika y chinkungunya. El trabajo es sobre el vector, el mosquito, y es algo que tenemos que hacer desde su hogar cada uno de nosotros. El cuidado con los recipientes que acumulan agua donde el mosquito puede reproducirse es lo principal. Es decir, el ordenamiento ambiental de nuestros propios hogares y luego, de la puerta para afuera, arranca el trabajo de nuestros municipios”, señaló Verdugo.

En otro párrafo de la presentación, el bioquímico explicó cómo harán el trabajo y descartó pulverizaciones masivas. “La fumigación no es una estrategia de control del mosquito, apuntamos al control de su fase acuática, de las larvas. Hay que evitar su reproducción. Porque una vez que el mosquito está en fase área es difícil su control. Y al fumigar dispersamos veneno, que no solo afecta al mosquito, sino también a otros tipos de insectos que son beneficiosos para el medio ambiente. Tampoco podemos fumigar todo el territorio provincial”, aclaró.

“Haremos fumigaciones puntuales ante casos de personas sintomáticas, cuando hay un sospechoso de una enfermedad transmitida por mosquitos debido a que salió de la provincia y fue a un lugar con circulación de estos virus y regresó infectado. En ese caso sí se fumiga el hogar de la persona y también pulverizamos en nueve cuadras a la redonda para evitar que nuestros mosquitos adquieran el virus que esta persona trajo desde otra provincia”, agregó.

El Ministerio de Salud está alerta porque Córdoba posee el virus en circulación y por tratarse de un distrito limítrofe. “San Luis no tiene circulación viral de dengue, zika ni chikungunya, lo que es favorable para nosotros. Pero hay que estar atentos cuando salimos de la provincia. A Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, el norte argentino, y países como Brasil, Bolivia, Paraguay y Perú”, aseguró Verdugo.

El titular de Epidemiología advirtió que si la persona viajó a alguno de los lugares mencionados u otros donde haya circulación del virus y tiene síntomas, debe asistir al centro de salud más cercano.

Los síntomas son: dolor de cabeza o atrás de los ojos, dolor muscular o articular, fiebre alta (sin razón aparente), sangrado en nariz, encías o deposiciones, náuseas o vómitos y falta de apetito.

En cuanto al respaldo federal, Verdugo comentó que el Estado nacional enviará recursos a las provincias recién en 2020. “Faltan dos años para eso y los fondos llegarían por un respaldo internacional. Veremos si cumplen. Para 2019 se comprometieron a acercarnos insumos como máquinas manuales de fumigación, equipos de seguridad para los operarios y venenos”, sostuvo.

(Gráficos. Con el uso de afiches, salud explica qué hacer en casa)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *