Interes Provinciales

Aconsejan a las mujeres que denuncien el acoso desde la primera vez

La abogada dijo que si la persona además siente miedo, la Justicia puede dictar medidas cautelares.

Mónica Dassetto, abogada a cargo del Centro de Atención a la Víctima (CAV) opinó que la conducta que muchas jóvenes y adolescentes denuncian de manera pública por las redes sociales sobre las actitudes de los varones que las acosan en la calle, en los bares o boliches bailables, “debe ser denunciada desde la primera vez que haya sido víctima de esto, porque se lo considera acoso sexual a partir de que ellas hayan dicho que no. Y se debe entender como un no. Porque de lo contrario estarían avalando una sociedad patriarcal y de lo que se trata es de deconstruir esa sociedad”. Además señaló que “desde los más jóvenes hay que propiciar la igualdad de género entre varones y mujeres para desterrar esas conductas. Si un muchacho es persistente en su actitud a pesar de que la chica haya dicho que no, y la mujer además siente miedo de esa insistencia, el acoso ya está configurado y puede ser denunciado porque la Justicia puede tomar medidas cautelares a favor de la víctima”.

Además destacó que “desde el CAV podemos abordar este tema con el equipo de psicólogas y abogados donde les informamos las distintas etapas del proceso”. Ese espacio funciona dentro de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos en Terrazas del Portezuelo, edificio Proyección al Futuro, bloque 2, primer piso desde las 8 a las 19.

Dassetto señaló que “aquellas mujeres que hayan sido víctimas de violencia o abuso sexual deben hacer la denuncia ante la Justicia en la oficina ubicada en el segundo subsuelo del edificio de Tribunales (Rivadavia 340) o en cualquiera de las secretarías de violencia de los Juzgados de Familia”. Y aclaró que en caso de los niños, niñas y adolescentes que hayan sufrido alguno de estos delitos, “sus padres o tutores también deben hacerlo en la Comisaría del Menor ubicada en J. V. Ferrer entre Marcelino Poblet y Maestro González del barrio Sosa Loyola (teléfono 2664-463228)”.

La especialista además destacó que “aquellos mensajes o conversaciones que prueben el acoso de un hombre se deben guardar y presentarlos con la denuncia porque el juzgado interviniente hace la pericia del teléfono o la computadora para tomarlo como prueba”. Sobre las características de las mujeres que son víctimas destacó que “se puede advertir que normalmente está aislada, tiene la autoestima baja y seguramente es introvertida. Aunque cada persona es diferente y no tiene exactamente que cumplir con esto”. Respecto del acoso o abuso sexual dijo que la víctima “lo manifiesta de diferentes manera y es muy difícil de detectar porque lógicamente no hay testigos. Salvo que se produzcan graves daños y la  persona llegue a un hospital. Aunque donde más lo pueden detectar es en las escuelas”.

El comportamiento de los niños o preadolescentes es un alerta para los adultos respecto del abuso sexual: “Están hipersexualizados cuando apenas tienen diez o nueve años que no es la característica, ni el perfil habitual. Esto quiere decir que cuando una niña se pinta como adulta o actúa la provocación tanto del hombre como de la mujer, exteriorizan insinuaciones o comportamientos sexuales e incluso utilizan palabras referidas al sexo cuando no es un vocabulario habitual a esa edad”.

La abogada señaló que “los abusos se dan en un 80 por ciento de los casos en el ambiente intrafamiliar. Y cuando la víctima es menor de edad sufre amenazas, se la hace partícipe de un secreto, se le exige que no lo cuente porque nadie le va a creer o que van a sufrir daños su madre o sus hermanitos”. Y contó que este tipo de abusos se da mucho dentro de las familias ensambladas por parte de las parejas de las madres o entre los hijos de ambas parejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *