Interes Provinciales

Preocupación en Villa Celestina por la aparición de alacranes

Vecinos reclaman al Municipio de Villa Mercedes la limpieza de baldíos. Dicen que también hay arañas y proliferan los mosquitos.

Crece el miedo y el fastidio de los vecinos de un sector del barrio Villa Celestina. La llegada del calor los sorprendió con la aparición de alacranes en el ingreso a sus viviendas. Hasta ahora encontraron siete y no saben si son venenosos, sin embargo los propietarios reclaman la limpieza de unos terrenos baldíos que rodean sus viviendas, que de a poco se fueron convirtiendo en basurales y generado la proliferación de insectos. El Municipio aclaró que los terrenos son privados y no tienen la habilitación para limpiarlos y adelantaron que ubicarán a los dueños para exigirles la limpieza del lugar.

“Tuvimos la suerte de que no pasó nada grave. En el momento en que lo encontramos, estaba mi bebé caminando descalzo que recién había salido de la pileta”, recordó Carlos Leguizamón sobre el mal rato que le tocó vivir y que aún lo tiene preocupado. “Lo agarramos hace tres días y todavía nos cuesta irnos a dormir, pensando más que nada en el bebé”, agregó el hombre, que contó que llamó a la Municipalidad para que fueran a reconocerlo y explicarle si era venenoso, pero no se acercó nadie.

Leguizamón habita en esa zona hace menos de un año y afirma que ya perdió la cuenta de las veces que hizo reclamos por la acumulación de residuos y mugre que hay en los terrenos abandonados que rodean su casa, ubicados en General Paz y Falucho. “Cuando llegué no había tanta mugre, solo pasto y yuyos, ahora los vecinos tiran las ramas que podan los árboles, el otro quema hojas, y hasta los carros vienen a tirar basura”, comentó.

Gabriela Romero, otra vecina, contó que hace dos días encontró la misma especie en la vereda, justo cuando volvía de hacer compras con su hijo de un año. “Me dio tanta impresión que largue todas las bolsas y cuando mi marido escuchó los gritos salió y lo mató”, mencionó.

La mujer comentó que el año pasado tuvo el mismo problema, debido a la suciedad y abandono que había en la casa de al lado que no habitaba nadie. “Ahora hicimos los reclamos, nos dicen que ya van a venir, pero no cumplen. Acá a la noche se juntan los chicos a drogarse y hacen ruido hasta la madrugada, no podemos dejar nada en el patio porque nos roban, esto ya es demasiado, que alguien se haga responsable y limpien todo esto”, manifestó.

En total son tres espacios que están abandonados. Los dos que están pegados acumulan escombros, residuos domésticos, ramas de poda, cubiertas de autos y una gran cantidad de yuyos. Diego López, que vive entre los dos baldíos, señaló que la única solución es que la Municipalidad haga una limpieza general, para que después se pueda ir manteniendo. “Antes cuando crecía el pasto nosotros lo cortábamos o contratábamos a un jardinero, pero después empezaron a tirar mugre y se nos complicó”, contó.

El propietario aseguró que todavía no descubrió ninguna presencia de alacrán, sin embargo expresó su fastidio por la cantidad de plagas de mosquitos y arañas que se juntan en esos lugares e invaden su vivienda. “Tengo una bebé de cuatro meses, no podemos salir ni a la vereda a tomar aire porque es impresionante la cantidad que aparecen de noche”, remarcó.

El jefe del Programa de Terrenos Baldíos del Municipio, Juan Carlos Borges, explicó que el área no puede hacerse responsable de la limpieza del lugar, debido a que son espacios privados, que por más que no estén cerrados tienen dueño y son quienes deben hacerse cargo. “La primera medida que nosotros tomamos es pedirle al propietario del terreno que haga la limpieza, ya que hay una ordenanza que les pide que lo tengan limpio, cerrado y con una vereda. Si no se hacen cargo les cobramos una multa, pero más que eso no podemos hacer”, detalló.

El encargado aclaró que en algunos casos existen determinadas órdenes de prioridades, que habilitan a la Comuna a realizar una limpieza sobre las sendas peatonales. “Mientras el conflicto se resuelve y esperamos a que los dueños se ocupen de su propiedad, buscamos la manera de que la gente no se prohíba caminar por el lugar que le corresponde”, declaró Borges.

 

Otro caso que alerta

Vanesa Correa, una vecina del barrio Justo Daract contó que durante diciembre lleva matado cinco alacranes de tamaño pequeño, y cree que llegan a su vivienda desde los terrenos desocupados que tiene alrededor. “Al principio creíamos que era porque teníamos unos ladrillos amontonados y generaban humedad, pero después los sacamos y siguieron apareciendo”, comentó.

A su vez, la mujer señaló que trata de combatirlos con productos químicos, pero no da abasto por la cantidad de yuyos y basura que hay del otro lado de la pared. “Constantemente estamos tirando veneno, pero no es la solución”, lamentó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *