Interes Provinciales

Preocupación en varios barrios de la capital puntana por la aparición de roedores

Las zonas más afectadas son el sur y el oeste de la capital. Afirman que falta limpieza del Municipio.

Sin un flautista de Hamelin que los ayude a deshacerse de las ratas, los habitantes de distintos barrios de la capital puntana se quejan por la aparición masiva de roedores dentro y fuera de sus viviendas. Pese a que casi ningún sector de la ciudad está librado de esos animales transmisores de graves enfermedades, la mayoría de los reclamos provienen de la zona sur, oeste y, en menor medida, el norte. El área dentro de las cuatro avenidas tampoco está exenta de la invasión.

Una de las damnificadas es Luciana Miranda, residente del barrio Padre Mujica que -según afirmó- sufre a diario la visita de  las ratas, que se pasean por las veredas, los jardines y, en algunos casos, dentro de las casas.

“Aparecen por los patios y también por un descampado frente a mi casa, son muchas las que hemos visto en la zona, de distintos tamaños. Es peligroso porque hay muchos chicos en el barrio y suelen aparecer cuando baja el sol. También hay arañas y alacranes que vienen porque los yuyos están muy altos”, explicó Miranda, quien agregó que si bien siempre sufrieron el mismo problema, durante este verano la aparición de los roedores se incrementó drásticamente en comparación a años anteriores.

El mismo infortunio atraviesan los vecinos del San Martín, ubicado en el oeste de la ciudad. Rafael Quiroga, uno de sus habitantes, dijo que los pequeños mamíferos amantes de los desperdicios, suelen manifestarse como excelentes acróbatas sobre los cables del tendido eléctrico y como hábiles escaladores, arriba de los árboles.

“A las ratas las veo mucho sobre la calle Mendoza y la verdad es que están por todos lados. Aunque las combato, son demasiadas y los demás vecinos tampoco ayudan mucho. Mi hija tuvo que dejar un gato arriba del techo porque las veía caminando por el departamento”, explicó.

Según el testimonio de los vecinos del sector noroeste (en los barrios José Hernández, Las Américas y Jubilados), hubo una merma de roedores por la construcción de la avenida Eva Perón. Sin embargo, aún son atraídos por distintas obras actualmente se están ejecutando en la zona, como también por la acumulación de residuos domiciliarios por la falta de una adecuada recolección.

“Suelen verse con bastante frecuencia, pero no en cantidad, en los contenedores, porque hay tramos por los que no pasa el camión, lo mismo que en la zona de la calle Europa, donde están haciendo las casas cerca de los barrios Santa Rita y 292 Viviendas”, indicó Joel Lucero, un residente del barrio Jardín Aeropuerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *