Policiales Provinciales

Robó una moto y asaltó a su hermana quien llamó a la Policía para que lo detengan

Luego de que los efectivos encontraran al hombre, que había salido del penal hace una semana, la mujer se arrepintió y no quiso denunciarlo. El dueño del rodado si lo hizo y por ello quedó demorado en la Comisaría.

Marcos “El Polaco” Aguilera atacó primero a dos víctimas al azar: un hombre y su hijo. No los amenazó ni con un cuchillo ni un revólver, su arma fue una enfermedad que no tiene cura. Le dijo al joven que si no le daba la moto le contagiaría HIV a él y a su nene. En la huida se cruzó con su hermana y también le robó, en ese caso, el celular. Pensó seguramente que, aunque la había saqueado, su propia sangre no lo delataría. Se equivocó. Los datos que la mujer les aportó después a los policías, junto con los que ya había detallado el muchacho al que le sustrajeron la moto, fueron cruciales para que, en cuestión de minutos, recuperaran todo el botín y aprehendieran a Aguilera.

Según contó María, la hermana de “El Polaco”, hacía apenas una semana que el hombre de 28 años había salido de la Penitenciaría.

El robo a Lucas Jeremías Argüello, de 25 años, fue cerca de las tres y media de la tarde. Acababa de dejar a su hija y a su sobrina en la escuela “Alas Argentinas”, para el comienzo de clases. Estaba en Leonismo Argentino y Córdoba. Estaba subido a su Motomel 110 negra. Había subido a su hijo de tres años al rodado y se disponía a partir, le relató al personal de la Comisaría 10ª.

Encendió el vehículo y cuando estaba a punto de salir otro joven que merodeaba la esquina se le subió al asiento trasero de la moto y le colocó algo, no supo decir qué, en el cuello. “Tengo HIV, seguí porque te pincho a vos y a tu hijo”, lo amenazó el delincuente.

Argüello, entonces, siguió. El ladrón lo hizo continuar por Leonismo Argentino hacia el sur hasta Buenos Aires y después, circular por otras calles, dijo en la denuncia. Condujo hasta Nelson, poco antes de llegar a una bicisenda.

Allí el delincuente le ordenó a Argüello que se bajara de la moto con su hijo. Recién ahí la víctima pudo notar que empuñaba un arma de fuego. El miedo no le permitió observar con mayor detalle qué tipo de arma era, sólo advirtió que era de color plata. Antes de huir con la Motomel, el malviviente le quitó las gafas de sol al joven y encaró por Nelson, hacia el norte.

De inmediato, Argüello denunció el robo. Apenas terminó de hacerlo, los policías de la Comisaría 36ª dieron a conocer a través de la frecuencia radial que una mujer, María Aguilera, acababa de informarles que su hermano le había sustraído el celular y escapado en dirección al barrio Eva Perón.

Las características físicas de su hermano coincidían con las descriptas por el dueño de la Motomel sobre el ladrón. “El Polaco” fue localizado en Catamarca al 600, indicó el oficial principal Mauricio Rúa, de Relaciones Policiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *