Provinciales Sociedad

La lucha de las mujeres copó el centro puntano

Con una caravana de dos cuadras y media de manifestantes, agrupaciones feministas pidieron por sus derechos.

Las calles del centro puntano estuvieron colmadas durante unas dos horas, tras el paso de una caravana de más de medio millar de manifestantes, quienes dejaron una nueva huella en otro Día Internacional de la Mujer. Con los mismos reclamos históricos que le dieron vida hace media década al movimiento #NiUnaMenos, el colectivo femenino de San Luis volvió a intervenir el espacio público, con un evidente recrudecimiento y madurez de sus exigencias: el respeto efectivo de sus derechos sexuales, reproductivos, económicos, laborales y sociales.
La convocatoria fue en la esquina del correo, en el cruce de la avenida Illia y la calle Junín, donde a partir de las 17 comenzaron a llegar las primeras protagonistas de la incipiente jornada. Pese al gris del cielo que regó con una llovizna la tarde puntana, la marcha se realizó según lo planificado, con la participación de una variedad de organizaciones sociales, gremiales y políticas que consensuaron el armado y la lectura de un documento único al final del acto. También se sumaron a la marcha algunas mujeres del gabinete del gobierno provincial, entre ellas, las ministras de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos y de Educación, Paulina Calderón.
Organizada en una sola caravana integrada mayoritariamente por mujeres, con menor proporción por hombres, la manifestación inició el recorrido hacia el sur por la calle San Martín hasta 25 de Mayo, donde giraron por Rivadavia con una parada frente a la sede del Poder Judicial.
Al frente de la multitud estuvo el grupo Ultra Violeta Feminista, que le dio un matiz más radical a la protesta, puesto de manifiesto en los cánticos contra la Iglesia y el patriarcado; con el empapelamiento de los tribunales con pancartas y pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; como también con una fogata hecha con los carteles exigiendo el fin de los femicidios que, según los registros mediáticos recolectados por las activistas, ascienden a 57 en todo el país en lo que va del año.
De allí, la manifestación se escindió en dos grupos, uno que integrado por las jóvenes autoconvocadas que encabezaron la protesta hasta la plaza Independencia, que continuó por Rivadavia; y otro compuesto por las entidades que convocaron al encuentro, que regresaron al punto de encuentro nuevamente por San Martín.
“Hoy reivindicamos a la mujer trabajadora, entendiéndola como la que realiza todo tipo de tareas, no solo las que son remuneradas y fuera de la casa, sino también las que trabajan en el hogar y las estudiantes. La otra gran exigencia fue aborto legal para no morir, educación sexual para decidir y anticonceptivos para no abortar”, explicó Zunilda Campos, secretaria de Derechos Humanos, Igualdad de Género y Diversidad de la Asociación de Docentes Universitarios (ADU) de la UNSL.
“Sostenemos una lucha antipatriarcal y anticapitalista, que se conjugan en un sistema que tiene que caer porque no da para más, no podemos permitir que nos sigan matando. El reclamo es cada vez más amplio, con la participación todos los años de más compañeras porque no hay respuestas concretas al reclamo de la sociedad”, dijo Silvia Lacreu, integrante del Conversatorio de Derechos Humanos de San Luis, que integró la grilla de las más de veinte organizaciones que aportaron, desde San Luis, a una mundial que clamó por los derechos de las mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *