Interes Provinciales

Una fabrica produce 6.500 camisetas para clubes puntanos

Es Textil Concarán, propiedad de la cooperativa CUPS, que agrupa a 23 trabajadores.  Confeccionan la indumentaria por pedido del Gobierno de San Luis.    

La fábrica Textil Concarán sale, poco a poco, de un difícil momento al producir actualmente unas 6.500 camisetas deportivas que adquirirá el Gobierno de San Luis y que serán destinadas a distintos clubes de la provincia.

El Estado puntano destinó una importante inversión para que la compañía, liderada por la cooperativa CUPS (Compañeros Unidos Para Siempre) que sirvió para que los 23 trabajadores que componen la fábrica se pusieran manos a la obra y empezaran la confección de la indumentaria deportiva. Así dejaron atrás 2 meses de parate absoluto y lograron evitar el quiebre de la compañía ya que la crisis económica nacional puso en jaque las cuentas de Textil Concarán.

La asistencia y posterior compra del Gobierno de San Luis llegó después de que la cooperativa le enviara una carta al primer mandatario, Alberto Rodríguez Saá, en la que describieron el difícil panorama por el que atravesaban y pedrían su colaboración.

Para que las máquinas de coser no dejaran de funcionar y los 23 obreros no perdieran su fuente laboral, el Estado solicitó a CUPS la fabricación de indumentaria para cientos de clubes de toda la provincia y de diversas disciplinas que, casualmente, habían pedido al Programa Deportes ropa para sus atletas.

Elencos de vóley, básquet, rugby, hockey, fútbol, handball, pádel, cestoball, tenis, futsal y bádminton de los distintos departamentos sanluiseños recibirán sus camisetas y pantalones.

Textil Concarán funciona hace 25 años. Comenzó bajo los beneficios de la Promoción Industrial, pero en 2012 entró en conflicto con el personal por demoras en los pagos y de un día para otro, sus dueños le dijeron adiós a la compañía y desaparecieron. Abandonaron a sus 94 empleados.

Pero unidos en cooperativa comenzaron a levantarse y lograron reabrir la fábrica. Con el tiempo su número de operarios mermó y aunque actualmente el panorama industrial del país es sombrío, el Estado provincial los asistió, les dio trabajo y producen para que Textil Concarán siga abierta y sus 23 familias que viven de ella no pierdan su fuente de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *