Provinciales Sociedad

La crisis obliga a los puntanos a “estirar” la vida útil del celular

En los locales del centro de San Luis dicen que los clientes se resisten a adquirir equipos nuevos por los altos costos.

Frente a la dificultad de comprar un teléfono móvil nuevo por los altos costos, cada vez más puntanos optan por reparar sus equipos. En los locales de la ciudad de San Luis que brindan este servicio técnico dicen que la demanda creció hasta un 50 por ciento en los últimos tres meses.

Ya es común ver en el centro de la ciudad muchos negocios de reparación de celulares, uno al lado del otro. Santiago Santoro, encargado de “Max Celu”, dijo que hoy conviene repararlo antes que adquirir uno nuevo, por el hecho de que uno de “gama baja”, como el “Samsung 7”, ronda los 12 mil pesos, mientras que cambiarle la pantalla cuesta 4 mil. “Se reactivó el servicio técnico. Antes se les rompía el pin de carga y directamente lo cambiaban por uno nuevo”, manifestó.

Resaltó que la demanda creció después de la disparada del dólar y que en estos tres meses subió un 50 por ciento. “El cambio fue radical. Los puntanos cuidan el bolsillo, ya no piensan en gastarse 15 mil pesos en un dispositivo”, comentó Santoro, quien precisó que antes de hacer el arreglo los clientes consultan en más de un comercio.

Algo no muy distinto sucede en “Word Celu”, su dueño Federico Rino, confirmó que los clientes también demoran la visita al servicio técnico. “La estiran mucho. Recién vienen cuando la pantalla está trizada, no les funciona el táctil o la carcasa está rota”, precisó Rino y detalló que esas son las fallas más comunes, como también la entrada de carga del teléfono.

“Uno de gama media puede salir 8 mil pesos, mientras que el arreglo ronda los 3.500. Hay una diferencia de 5 mil pesos. La economía no esta fácil y prefieren ahorrar ese dinero o gastarlo en algo más útil”, dijo y agregó que la demanda en su local creció cerca del 40 por ciento y que en lista de espera tiene ocho dispositivos para reparar.

Manuel Pilla, propietario de “Celumanía”,  comentó que los clientes usan el mismo celular hasta que no funciona más y prefieren los usados. “Buscan abaratar los costos. Muchos antes los cambiaban seguido. Ahora no se puede. La mayoría espera hasta último momento, porque verdaderamente están caros”, expresó Pilla, quien detalló que los arreglos más comunes son el pin de carga y la pantalla, que puede  costar desde 2 mil hasta 20 mil pesos.

“La gente cuida más el teléfono, compra la funda, el vidrio templado para evitar que la pantalla se raye o se termine de romper. Desde hace tres meses la demanda aumentó un 50 por ciento”, aseguró el dueño del local, y aclaró que las ventas de equipos nuevos han disminuido. “Antes convenía invertir en teléfonos, pero ahora el mercado no da”, dijo.

El dueño de “Doctor Celular”,  Pablo Gariboti, comentó que hace un año, los clientes preferían comprar los dispositivos en las casas centrales, pero ahora directamente van a los locales de venta y reparación. “Este año vuelven porque los otros están inalcanzables. Los arreglos van desde los 700 pesos. Son contados con los dedos los que deciden comprar uno nuevo”, destacó. Afirmó que la mayoría espera juntar el dinero para determinar qué hacer.

En “Celumanía” también ofrecen móviles usados y los precios oscilan entre los 2 mil y 5 mil pesos. “No trabajo con más caros porque no los vendemos. En cualquier lugar un ‘Samsung Galaxy 7’ está cerca de los 25 mil pesos,  imposible que alguien lo compre como está la situación económica”, dijo su dueño. También comentó que la reparación de pin de carga va desde los 700 pesos, la pantalla táctil 700 y la batería unos  450 pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *