Provinciales Sociedad

Cortaderas realizó su Vía Crucis nocturno

Fue la sexta edición consecutiva. El Calvario está ubicado en una de las laderas de las Sierras de los Comechingones. El punto final  del recorrido es la ermita en honor a San Ceferino Namuncurá.

Las actividades por el Viernes Santo en Cortaderas, reunieron a unas 300 personas que en horas de la tarde-noche se congregaron en la hostería Magdalena, punto de partida desde hace 6 años, del tradicional Vía Crucis que se realiza en plena Sierras de los Comechingones.

Antes de subir, a las 18 los creyentes se juntaron en la capilla de San José para participar de un Calvario que se preparó alrededor de la plaza central de la localidad. Andrea Reyna, secretaria de Cultura de la Municipalidad, comentó que esta actividad se realiza para la gente que no puede subir hasta la ermita San Ceferino Namuncurá.

Finalizado esto, a las 19:30 los profesantes se congregaron en la hostería Magdalena para iniciar el ascenso. Unas 200 personas equipadas con calzado cómodo, camperas y linternas en sus mandos comenzaron a trepar por una de las laderas de los Comechingones, siguiendo un camino que se interna de apoco en la sierra. Casi en fila india la gente subió despacio, teniendo cuidado en cada paso, ya que en el sendero hay piedras sueltas. Para evitar cualquier peligro, los fieles fueron acompañados por personal policial y bomberos, quienes en todo momento tuvieron el cuidado que nadie quedara relegado o sufriera algún accidente.

Reyna indicó que el trayecto duró aproximada mente una hora con 40 minutos, en cada una de las estaciones del Vía Crucis los creyentes se detuvieron a rezar. A medida que transcurrían los minutos, el cielo se iba oscureciendo y la luna, en su total esplendor, iluminó el Camino de los Peregrinos, hasta la ermita de San Ceferino. Desde abajo, la imagen que se veía era una sola fila de luces que movía lentamente en plena sierra.

El santuario está ubicado a una altura de 1.200 metros sobre el nivel del mar. Cuando la gente llegó, en el lugar se rezó el rosario. “Finalizado esto, emprendimos el regreso de la misma forma, en hilera, pero el descenso fue más rápido en esta oportunidad, así que a las 22 ya estábamos de vuelta en la hostería”, comentó Reyna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *