Nacionales Provinciales

Por el paro de transporte trasladaron unos riñones para un trasplante en camioneta

El viaje fue de San Luis a la ciudad bonaerense de La Plata y se realizó en un móvil del Ministerio de Salud Provincial. Afortunadamente, llegaron a tiempo y los órganos ya fueron trasplantados.

Este martes, el Cucai San Luis y el Ministerio de Salud provincial trabajaron en conjunto para lograr que unos riñones llegaran a la ciudad bonaerense de La Plata para ser trasplantados a un paciente en lista de espera renal.  Debieron ser trasladados en una camioneta, ya que el paro de la empresa de transporte, Aerolíneas Argentinas, impidió que llegaran por vía aérea como suele realizarse.

“Tuvimos suerte, ya que los riñones son los órganos que más tiempo resisten hasta ser trasplantados”, dijo Eugenia García, coordinadora provincial del Cucai, quien detalló que estos duran hasta 18 horas fuera del cuerpo. Sin embargo, debieron actuar con rapidez.

La carrera contra el tiempo comenzó a las 7:30, cuando el donante falleció. Una vez informada su familia y evaluada la posibilidad de extraer sus córneas y riñones, García comenzó a moverse para ver cómo podía hacerlos llegar a La Plata y al siguiente paciente en la lista de espera. Como la vía aérea estaba completamente descartada, recurrió a los colectivos de larga distancia, pero los horarios hacían que fuese imposible llegar a tiempo.

Fue en ese momento que la coordinadora provincial del Cucai se comunicó con el Ministerio de Salud. “Actuaron increíblemente rápido, en cuestión de minutos ya teníamos una camioneta del ministerio lista para llevarlos”, comentó. A la tarde los riñones ya estaban en La Plata y cerca de las 19 el primero en la lista ya estaba siendo trasplantado.

Por otro lado, las córneas, que son tejidos y por ende no tienen el mismo tratamiento ni urgencia, fueron llevadas a analizar y una vez que se compruebe que están en condiciones de ser trasplantadas, llegarán a destino.

 

Gracias a la Ley Justina

El donante fue un hombre de 71 años, que falleció a causa de un ACV y gracias a la Ley Justina, que establece que todos los mayores de edad son donantes a menos que lo hayan dejado asentado en vida, sus riñones y córneas pudieron ser reutilizados. “Es importante recalcar que a cualquier edad uno puede ser donante, todo depende del estado de los órganos y a quién se le otorgan”, explicó García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *